Bolonia sostenible para niños y adultos

Bolonia sostenible para niños y adultos

Bolonia sostenible para niños y adultos

Para los que no la conozcáis, Bolonia es una preciosa ciudad en la región de la Emilia Romagna de Italia. Una ciudad de una medida pequeña con el encanto de las pequeñas ciudades italianas, pero una medida mayor que sus vecinas Reggio Emilia, Parma o Módena. Su histórica Universidad, su maravillosa tradición gastronómica y la belleza de sus colores, hacen de ella un lugar que merece la pena ser visitado. 

No en vano, Bolonia es famosa por la frase:  «Evviva Bologna la Dotta, la Grassa e la Rossa» (Viva Bolonia la Docta, la Grasa y la Roja, haciendo referencia respectivamente a su Universidad, la buena comida y los reflejos rojos de su arquitectura). 

Si planeáis un viaje a Italia, Bolonia y sus alrededores pueden ser una alternativa a las hipervisitadas Florencia, Roma o Venecia. Os aconsejamos algunas paradas que combinan Arte, Gastronomía, y conocimiento de su territorio de la manera más respetuosa y sostenible posible.

En primer lugar, os proponemos evitar un viaje sólo de un fin de semana. Primero porque hay tanto que hacer que no lo terminaríais. Segundo, porque Bolonia está incrementando sus visitantes durante el fin de semana, vuestra experiencia, será distinta, y contribuís a descentralizar algunas zonas de la ciudad, lo cual beneficia también a sus habitantes. Tercero, porque creo que es mejor visitar con calma los lugares y poder comprender mejor su esencia.

Recorridos por Bolonia

El centro histórico de Bolonia y sus alrededores es maravilloso, lleno de iglesias estupendas con grandes obras de arte, jardines y calles con encanto. 

Algunas de las paradas que no podéis olvidar son:

  1. Piazza Nettuno 
  2. Piazza Maggiore, San Petronio, Via delle Pescherie Vecchie
  3. Le due Torri
  4. Sala Borsa, que es una biblioteca pública con una amplia sala común, espacio infantil y cafetería. 
  5. Piazza Santo Stefano e le Sette Chiese
  6. Giardini Margherita
  7. La ventana sobre el Canale delle Moline en la via Piella.
  8. Los pórticos del Antigimnasio de Bologna 
  9. Piazza San Domenico
  10. Paseo hasta San Luca
  11. De Porta Saragozza hasta el Santuario de la Vergine
  12. Parque Montagnola

Uno de mis espacios religiosos favoritos es la Iglesia de Santa Maria della Vita, donde se encuentra el conjunto escultórico en teracotta del «Compianto sul Cristo Morto» di Niccolò dell’Arca, 1463-1460. Independientemente de vuestra religión, en sentimiento de desesperación ante pérdida de un hijo que transmite esta  imagen de la Virgen es imposible que os deje indiferentes.

Pero Bolonia ofrece mucho más. Podéis visitar la zona Universitaria, donde participaréis de un ambiente joven y fresco, y encontraréis locales con mucha personalidad. Dejáos sorprender por sus calles y sus gentes, sin prisa, fuera de los circuitos más turísticos. La Alma Mater Studiorum, fue la universidad más antigua de Europa, fundada el 1088, y financiada por estudiantes que pagaban directamente a los docentes.

Callejear

Un ejemplo de recorrido  que podéis realizar es de Piazza Zamboni a Piazza Verdi. En esta zona, también encontraréis joyas artísticas como los frescos del Oratorio de Santa Cecilia  Italia tiene una gran necesidad de conservación y restauración de su extensisimo patrimonio. Son infinitos los espacios donde hay maravillosas obras de arte, como estos espacios religiosos. Os aconsejo que, aunque no os lo pidan, aportéis vuestro granito de arena con un pequeño donativo para sostener su conservación.

Oratorio Santa Cecilia

Tickets de museos combinados

Para visitar museos y espacios en la ciudad existen varias posibilidades. Para los turistas está pensado en Bologna Welcome .  Para la gente que está en la ciudad durante una temporada es posible comprar el carnet de los Museos. En la Oficina de Turismo de la misma Piazza Maggiore os explicarán la diferencia entre ambos. Con el Carnet para los Museos  , por ejemplo, podéis visitar espacios expositivos de las ciudades de Ferrara o Imola, u obtener también descuentos en espectáculos culturales como cine o teatro. 

Por ello, os aconsejo estar atentos a la programación cultural, tanto en cines como teatros, museos y festivales como el Zambest Festival. En este link veréis los festivales que están programados durante el año.

Museos para niños

El hecho de que un museo sea para niños o no es bastante relativo. Con la excepción de los niños más pequeños, que aún no comprenden que las cosas no se puedan tocar, que un museo sea o no para niños depende también de lo acostumbrados que estén a visitarlos. El acompañamiento durante las visitas es esencial. Si están más o menos cansados, el tiempo que permanezcamos, y las cosas que les contemos, respondiendo a sus gustos y prioridades, son factores determinantes para que establezcan desde pequeños una relación sana con estos espacios.

Aun así, hay algunos especialmente interesantes para ellos, por su interés innato por el mundo natural, objetos antiguos y Arte Contemporáneo. Pero insisto, todo es relativo, porque es posible que un niño con la formación adecuada, y también si forma parte de sus gustos, sepa apreciar un museo incluso de pintura medieval.

Comer en Bolonia

Bolonia es famosa también por la buena comida. Algunos de sus platos típicos son: «tagliatelle, tortelloni, tortellini in brodo, lasagne e ragù alla bolognese.» También los embutidos como la «mortadella» y entre los quesos encontramos el «squaquerone». Encontraréis muchas «Osterías» donde comer estos platos típicos. 

La selección que os proponemos pone especial atención en la comida vegetariana, vegana, bio y km0.

Para la pizza no os perdáis en la Zona Universitaria la pizzería Berberè: además cuidan los ingredientes, usándolos biológicos y km0.

Pizzeria Alce Nero – Berberè

Si buscáis otros lugares bio con opción vegana cerca de lugares clave en la ciudad, podéis encontrar Zenzero, cerca del museo Mambo de Arte contemporáneo. 

En cuanto a las Heladerías, el ránking de las más famosas son: Galliera, Cremeria Funivia, La sorbetteria, Gelateria Islandia, Stefino Bio.

Algunas de ellas también incluyen opciones veganas, km0 y bio, y sin gluten, como la última, Stefino Bio

Si deseáis visitar mercados, aquí tenéis una selección de mercados kilómetro cero y biológicos ordenados por días de la semana y zona.

Si necesitáis comprar comida fuera del día de mecardo, el supermercado Bio por excelencia es NaturaSì.  aunque podéis encontrar una lista de otros supermercados biológicos aquí.

Y si sois amantes del mundo cooperativo y de la comida bio, no os podéis perder una visita a un proyecto innovador, el Camilla, un supermercado cooperativo inspirado en la experiencia americana de Food Coop en Brooklyn Nueva York y que ha dado lugar a varios proyectos en Europa, entre los cuales esta versión boloñesa:

Por último os aconsejamos, si no podéis permitiros siempre comer en restaurante, no olvidar la sostenibilidad en los viajes, y llevar vuestra botella de agua rellenable, y contenedores de tela o tuppers pequeños para comprar comida sencilla sin necesidad de usar plástico de usar y tirar.

Dónde dormir

La oferta de alojamientos es extensa y variada. Os proponemos echar un vistazo antes a la web de EcoBnb, una red alternativa que promueve alojamientos con criterios de turismo más repetuoso. , un proyecto que propone cambiar el modo de viajar, poniendo en relación las posibilidades de turismo responsable, respeto al medio ambiente y de la economía y comunidades locales.

Si os interesa el tema del Turismo Sostenible, incluso en vuestra propia ciudad, y viajáis en las mismas fechas en las que se celebra, podréis echar un vistazo a las actividades promocionadas por el Festival de Turismo responsable Itaca.

Los alrededores de Bolonia

De destacar entre las zonas naturales de los alrededores de Bolonia está el Parco dei Gessi e dei Calanchi, un extenso parque natural protegido con formaciones rocosas preciosas, incluso cuevas, a escasa distancia de la ciudad. Sobre el Parco tenéis toda la información aquí 

Como selección para disfrutar de la tranquilidad y belleza de esta zona destacamos el proyecto Cooperativo Dulcamara,  en Ozzano nell’Emilia a pocos quilómetros de la ciudad y dentro del mismo Parque natural dei Gessi e Calanchi. 

Ozzano

El proyecto Dulcamara cuenta con un lugar donde dormir, con restaurante, huerto, animales de granja, y organización de actividades para familias con una mirada muy cuidada hacia la sostenibilidad y la creación de comunidad. Recuperan biodiversidad agrícola, usan energías renovables, realizan actividades de educación agro-ambiental y venden productos bio, frescos y transformados. No os perdáis sus mermeladas y sus sales con hierbas aromáticas para cocinar. Y consultad su agenda de actividades, porque en ocasiones organizan actividades estupendas como Dulcamara Circus.

Comparto con vosotros algunas de las fotos de un día de otoño en la zona. Hay excursiones preciosas para hacer cómodamente en familia. Es una estancia muy agradable incluso para ir a comer al restaurante e ir a pasar el día en un entorno natural y sereno, bello incluso con la típica niebla del otoño-invierno de la Emilia Romagna.

Tienen incluso un pequeño proyecto de Bookcrossing, intercambio de libros.

De su parque de juegos nos encantó el castillo realizado con cajas de verduras recicladas. Con una puerta que se abre y se cierra fácilmente y que a los niños incluso un poco grandes les encanta.

 

Y aquí termina esta pequeña guía de Bolonia y alrededores. En nuestro tiempo necesitamos transformar el turismo, yendo más allá de la definición que teníamos ligada sólo a la diversión. Tenemos que ir incluso más lejos de la concepción del turismo como un modo de llenar el alma para contemplar la belleza del arte, o de disfrutar de la gastronomía de un lugar o el sonido de un idioma distinto. Podemos interesarnos y participar de manera lo más respetuosa posible de la vida del lugar y sus gentes, apoyando con nuestro viaje a aquellos proyectos que están aportando a su comunidad. En el artículo tenéis un montón de ideas para visitar Bolonia de modo respetuoso, y a la vez educativo para vuestros hijos y alumnos. No olvidéis que los niños aprenden mucho más de lo que pensamos a través del ejemplo de sus adultos de referencia.

Viajes a formativos a Italia 

Si sois maestros o padres, y deséais realizar una viaje formativo a Italia para cuidar vuestra creatividad y la de vuestros hijos y/o alumnos, ponéos en contacto conmigo en maria@mariafolch.com. Soy artista, educadora artística y asesora educativa formada en Crianza Positiva y especializada en Pedagogía Waldorf. Soy de Barcelona, aunque he vivido varios años en NY y vivo desde hace algunos años cerca de Bolonia, en Reggio Emilia. 

Y si no podéis viajar, recordad que si sois maestros o padres, en este blog encontraréis muchas ideas gratuitas para cultivar el arte, la creatividad y la sostenibilidad en familia y en la escuela, visitando otros países o simplemente desde vuestra comunidad y lugar de residencia. Cada artículo contiene reflexiones que podéis trasladar a vuestra práctica educativa en el día a día. 

Si te ha sido útil este artículo, o algún otro del blog, desde «Buy me a coffee» (invítame a un café) puedes apoyarlo con una pequeña cantidad equivalente al precio de un café. Contribuirás para que se sostengan las tareas de mantenimiento y elaboración de contenido, y continúe su labor de divulgación. ¡Mil gracias!

Buy Me A Coffee



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!