El Prospect Park de Brooklyn: Los beneficios de disfrutar de la naturaleza en las cuatro estaciones

El Prospect Park de Brooklyn: Los beneficios de disfrutar de la naturaleza en las cuatro estaciones

Nueva York es seguramente una de aquellas ciudades que todo el mundo desea visitar alguna vez en la vida. Me siento realmente afortunada por poder pasar un tiempo en esta ciudad tan especial! La mayor parte de turistas invierten casi todo su tiempo visitando Manhattan, y apenas cruzan el puente para conocer Brooklyn unas pocas horas.

Brooklyn tiene una personalidad propia, distinta de la de Manhattan, y una dimensión mucho mayor. Para un español, por ejemplo, podrían considerarse como ciudades en sí mismas, con su propia red de servicios y equipamientos.

Uno de los atractivos de Brooklyn y que más estoy disfrutando durante mi estancia aquí es el Prospect Park, un parque muy similar al Central Park de Manhattan, pero sin apenas turistas! Es un parque para ser vivido y disfrutado durante todo el año!

Situado justo al lado de la Brooklyn Central Library, el Prospect Park fue construido hace más de 150 años, por los mismos arquitectos del Central Park, Olsmted & Vaux. Los brooklynitas defienden que es una versión mejorada del parque de Manhattan.

El Prospect Park tiene muchas entradas, una de ellas justo al cruzar la calle que da a la salida de la biblioteca, delante de la Grand Army Plaza, una plaza donde se encuentra un enorme arco de triumfo que personalmente me recuerda a l’Arc de Triomf de Barcelona.

La dimensión del Prospect es enorme, tiene unas 585 acres de extensión, y un montón de servicios, entre ellos museos, centros de naturaleza, y parques para niños que darían para escribir páginas y páginas. Pero también dispone de un montón de pequeños caminos en los que no pueden ni siquiera oírse el ruido de los coches, y uno puede llegar a imaginarse que se encuentra de verdad en medio de un espacio natural.

Hoy quisiera reflexionar acerca de las posibilidades que ofrece este parque en en estado puro, en su modalidad de “naturaleza-dentro-de-la-ciudad”. Me encanta la idea de poder disponer de un gran parque que haga las veces de pulmón verde de la ciudad, pienso que todas las ciudades tendrían que disponer de uno o más parques como este, cambiaría totalmente la vida en zonas urbanas.

Pasear por sus rincones, durante las cuatro estaciones, es sin duda alguna, un verdadero placer para los sentidos. Hay algo mágico en el hecho de poder ver y vivir los cambios de la naturaleza, algo que nos une a nuestra propia esencia y ritmos internos, estoy segura de ello. No sé ponerlo con palabras, pero cada vez que paso un tiempo en el Prospect, consigo relajar la mente, aparcar mis problemas y sentir, al menos durante unos minutos, una agradable sensación de bienestar y unión con los demás. A decir verdad por la cantidad de personas y familias que hay siempre en el parque, no debo ser la única que valora el poder tener acceso a una dosis de “verde” en medio de un día corriente, sin necesidad de grandes desplazamientos.

Los niños tal vez son los que más aprovechan los beneficios de poder disfrutar de un espacio verde a diario. Las posibilidades que ofrece jugar un parque de estas características para los niños son infinitas: movimiento (escalar, correr, saltar, patinar…), psicomotricidad fina (recoger hojas, palos, cavar en la tierra…) y aprendizaje a través de la observación y vivencias en un pequeño hábitat que permite hacer nuevos descubrimientos, al ritmo de los cambios que la naturaleza nos va regalando día tras día, durante las cuatro estaciones.

Comparto con vosotros un proyecto de la Universidad de Washington llamado Green Cities, Good Health en la que se analizan los beneficios para la salud mental y física de vivir cerca de espacios verdes en entornos urbanos, para grandes y pequeños.

Algunos de los beneficios mencionados son:

/ Ayuda a recuperarse de la fatiga mental de estudios o trabajo
/ Ofrece espacios para el desarrollo de actividades físicas. A su vez, el ejercicio mejora la memoria y el aprendizaje
/ Las actividades en el exterior pueden ayudar a aliviar los síntomas del Alzheimer, la depresión, la demencia o el estrés, entre otras enfermedades.
/ En el caso de los niños, les ayuda a desarrollar conexiones emocionales, de comportamiento y cognitivas con su entorno biofísico y social más cercano. También contribuye a desarrollar la imaginación y creatividad, su desarrollo intelectual y cognitivo, y a construir relaciones sociales.

Que disfrutéis de vuestra ración de naturaleza diaria y de sus innumerables posibilidades, estéis donde estéis!

 

Para más información:

Info sobre el Prospect Park
Mental Health & Function (Green Cities: Good Health)

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!