“Sería fantástico enseñar a los niños a leer las etiquetas de todos los productos antes de comprarlos”.

“Sería fantástico enseñar a los niños a leer las etiquetas de todos los productos antes de comprarlos”.

Entrevista a Dorte Froreich, naturópata y nutricionista ortomolecular especializada en dietoterapia y salud natural familiar.

 

Dorte Froreich es alemana, está casada y tiene cuatro hijos. Reside en España desde hace más de 25 años. Ayuda a las familias a mejorar su salud a través de la alimentación. Ofrece visita personalizada, charlas y talleres para mujeres en todas las épocas de su vida, donde aprenden a tomar consciencia de lo que necesitan para generar salud y bienestar en toda la familia. Habla castellano, alemán e inglés.

¿En qué crees que ha cambiado nuestra dieta con respecto a la de nuestros antepasados?

Nuestra dieta actual es completamente diferente a la de nuestros antepasados.

Hemos cambiado un menú a base de alimentos frescos de nuestro entorno natural y de temporada por productos industrializados, procesados y manipulados, carne de ganadería antinatural y masiva y vegetales de agricultura intensiva procedente de todo el mundo y madurados en cámaras frigoríficas.

Hemos perdido la noción de lo que nuestro organismo necesita para poder funcionar correctamente y con eficacia. En vez de alimentar nuestras células, comemos según nos apetece, por aburrimiento o durante encuentros sociales.

Sobrecargamos el sistema digestivo con platos y combinaciones indigestas sin tenerlo en cuenta. Además el aporte calórico no corresponde al gasto energético, debido a la falta de ejercicio diario y de hábitos saludables.

Nuestra dieta actual destaca por un exceso de azúcares, harinas refinadas, grasa saturada e hidrogenada y proteínas de mala calidad. Carece de fruta y vegetales frescos, granos enteros, grasa saludable y proteínas de calidad en su justa medida.

Y lo peor: nadie nos explica qué alimentos necesitamos o cómo estructurar un menú equilibrado y seguimos las propuestas publicitarias que nos ofrece la televisión, sin criterio propio.

Esta dieta tan desequilibrada e incompleta genera la mayoría de las enfermedades actuales (más extendidas en los países industrializados) y compromete la salud de nuestros hijos, sin que los médicos protesten y nos sepan explicar cómo hacerlo mejor.

Una alimentación natural, completa y equilibrada es la mejor prevención de casi todas las enfermedades y genera bienestar y salud para toda la familia.

A pesar de las diferencias de edad, clima y condiciones físicas, ¿hay algunos consejos generales que se puedan seguir para llevar una dieta saludable?

Para saber cómo estructurar nuestro plato, podemos seguir las últimas recomendaciones de la pirámide alimentaria, que cada vez son más acertadas para promover la salud. En ella podremos comprobar que en su base está el ejercicio físico diario combinado con la cantidad suficiente de agua para hidratar el organismo y facilitar el metabolismo celular.

Seguimos con un aporte abundante de fruta/ensalada/verdura (50-60% del plato). Lo combinamos con una ración de proteína vegetal (cereales completos y legumbre) o de proteína animal de calidad (pescado salvaje o de playa, pollo y huevo ecológico, y de vez en cuando carne roja de pasto).

Añadimos una ración de grasa insaturada (aceite de primera prensada en frío, aguacate, semillas, frutos secos crudos…).

Y nos permitimos una excepción de otros alimentos no tan recomendables de vez en cuando.

¿Qué tanto por ciento de alimentos crudos y cocinados aconsejas en la dieta?

Cuántos más alimentos crudos ingerimos, más aporte de enzimas, vitaminas y energía vital nos garantizamos. Mínimo el 30% de cada plato debería estar ocupado con alimentos crudos.

¿Cambian nuestras necesidades alimenticias según nuestra edad, situación personal y estado emocional?

Obviamente todas las circunstancias externas e internas influyen en nuestro apetito. Si volvemos a escuchar nuestro estomago (no al cerebro) sabremos lo que realmente necesitamos sin la interpretación (muchas veces equivocada) de nuestros pensamientos.

En épocas de crecimiento (infancia, pubertad y embarazo) necesitamos más proteína y grasa de calidad. En la tercera edad es importante de beber suficiente agua y mantener un aporte equilibrado de los 4 grupos de alimentos (fruta y vegetales (60-70%), cereales, proteínas y grasa). Los adultos deberíamos ajustar nuestra ingesta calórica según la intensidad física del trabajo y del ejercicio que practicamos y reducir el aporte de carbohidratos (máximo un 30% del plato) para prevenir la inflamación celular y la oxidación de los tejidos.

El chocolate negro se puede tomar en pequeñas cantidades si nos sienta bien, pero recomiendo estar atentos a no utilizar la comida como antidepresivo o ansiolítico. Hay que cuestionar nuestros hábitos…

¿Cuáles de los alimentos que se encuentran en un supermercado convencional consideras que son más perjudiciales? ¿Y cuáles los peores ingredientes?

Cuanto más procesado y manipulado es un producto, menos nos alimenta. Cada intervención cambia su estructura molecular y puede complicar la digestión y la absorción de los nutrientes. Además se suelen añadir ingredientes que no nutren, y que se usan sólo para mejorar el aspecto, la conservación y el sabor.

Los peores ingredientes son los azúcares, las grasas hidrogenadas y los “E-con numero”, pues no tienen ningún valor nutricional y son muchas veces muy perjudiciales para nuestra salud! Mucho ojo también con los “OGM”, moléculas genéticamente manipuladas y que aún no hay evidencia que sean inocuas para nuestra salud (a largo plazo).

Entonces, ¿deberíamos acostumbrarnos a leer más las etiquetas de aquello que comemos?

Sería fantástico enseñar a los niños a leer las etiquetas de todos los productos antes de comprarlos. Así aprenderían que el primer alimento de la lista de ingredientes es el más abundante del producto. Es el único modo de decidir lo que queremos comprar y consumir de verdad. Si la lista empieza con azúcar y sigue con grasa de palma, añadiendo algunos E-con numero, ya lo podemos devolver a la estantería.

¿Cuántos días se conserva un alimento en buenas condiciones después de cocinarlo?

El tiempo de conservación depende del tipo de alimento que hemos cocinado. Los cereales y legumbres se mantienen 3-5 días en la nevera sin perder muchos nutrientes. Las verduras es mejor prepararlas a diario o congelar las sobras.

¿Es la congelación casera de los alimentos una buena manera de conservarlos y de organizarse en la cocina para disponer siempre de comida de emergencia?

Es una opción, correcta para las emergencias. Pero la mejor idea sería tomarse tiempo para planificar el menú semanal y dedicar cada día un rato a cocinar y preparar nuestras comidas. Como ya dicho antes, es una cuestión de prioridades en la vida, y la comida ¡Es importante para nosotros y nuestra salud!

¿En qué medida el azúcar afecta positiva o negativamente a nuestra salud?

El azúcar es tan adictivo como el tabaco. Su peor efecto es la acidificación de nuestro medio interno. Alimenta las células malignas y bacterias indeseadas, fomentando todo tipo de enfermedades. Hace solo unos cientos de años que es accesible como ingrediente del menú diario y su consumo se ha disparado en contra de nuestra salud, ¡habrá que reducirlo al máximo!

¿Qué cantidad y tipo de endulzante es más aconsejable tomar y con qué frecuencia?

Sólo hay un endulzante aconsejable y éste es la planta de la Stevia. Se puede adquirir en forma de hojas frescas, secas, en extracto líquido o en comprimidos.

Otras opciones para utilizar de vez en cuando serían el sirope de Ágave, las melazas de cereales, el concentrado de manzana y el azúcar integral de caña o de coco.

¿Es aconsejable tomar postre? ¿Por qué?

El único postre recomendable es la infusión digestiva. Cualquier otro postre interfiere y complica la digestión proteica que tiene lugar en el estómago. El postre se puede tomar unas 2h después de la comida, cuando la digestión proteica se está terminando.

Solo hay una excepción: podemos tomar un puñado de frutos secos después de un plato a base de cereales y/o legumbre (sin proteína animal).

¿Necesita nuestro sistema digestivo descansar?

Esto depende del metabolismo de cada persona, las personas de metabolismo rápido necesitan comer algo cada 3h, mientras las personas con metabolismo lento será suficiente comer 3x/día. Pero todas las personas necesitan un descanso digestivo por la noche; el mejor horario para la regeneración celular es de 22h-6h, así que durante estas horas sería recomendable hacer ayuno. Y después interrumpir este ayuno con un “des-ayuno” nutritivo y equilibrado.

¿Son necesarias las dietas depurativas, en qué medida y para qué edades?

Nuestro organismo va acumulando sustancias químicas y tóxicas del agua y del ambiente, y residuos metabólicos y digestivos, los cuales precisan ser eliminados regularmente. Hacer dieta depurativa 2x al año, en primavera y otoño, es una medida higiénica muy recomendable. Se puede empezar practicarla a partir de la pubertad y durante el resto de la vida, siempre que no haya ningún problema de salud serio. En este caso sería recomendable hacer la depuración bajo control médico. Puede mejorar mucho la salud, ayuda a prevenir enfermedades y a ganar energía vital y bienestar.

¿Crees que una buena salud se traduce en un mejor aspecto/belleza en las personas?

Obviamente el estado de salud se refleja en todas las células, también en el aspecto, la luminosidad y la elasticidad de la piel. La belleza exterior refleja la salud interior.

¿Nos beneficia comer alimentos de distintos colores?

Cada color de los diferentes alimentos está asociado a un fitonutriente presente en él. Una dieta de color arco-iris aporta mucha más variedad de fitonutrientes que una sin color (harinas y productos de harina refinada…). Cada color aporta algún ingrediente específico para mejorar nuestra salud celular, vale la pena aportarlos todos a nuestro menú semanal para aprovechar sus efectos medicinales.

¿Pueden verdaderamente, los alimentos actuar como medicinas, como decía Hipócrates? ¿Cuál es tu experiencia como profesional en este sentido?

Nuestro mejor aliado para mantener la salud es el sistema inmune. Si alimentamos nuestras células con lo que necesitan, evitando alimentos que irriten y agoten el sistema inmune (por intolerancias) y cuidamos unos hábitos saludables de mantenimiento (dieta natural, ejercicio regular, descanso y relajación, contactos sociales satisfactorios, etc…), nuestro sistema inmune es perfectamente capaz de mantener nuestra salud. He visto como pacientes con colesterol alto, hipertensión, diabetes del tipo 2, colon irritable, migrañas, depresión y fatiga crónica, fibromialgia, enfermedades autoinmunes e incluso cáncer, han mejorado y recuperado su salud cuidando lo que comían, lo que hacían y lo que pensaban.

Somos seres complejos que tenemos que cuidarnos a diferentes niveles para mantener la salud y el bienestar, y la alimentación diaria forma parte de ello. Tenemos que ser muy críticos con los hábitos y prioridades que alguna vez hemos fijado en nuestra vida, ¡siempre podemos encontrar un buen momento para cuestionarlos y reajustarlos!

Para llevar una dieta saludable, ¿es necesario invertir muchas horas o mucho dinero en la comida?

Yo no creo que sea necesario. Preparar una buena ensalada cuesta muy poco tiempo, y una verdura al vapor con arroz integral siempre será más barata que un plato preparado y listo para calentar en microondas…

Lo que nos ahorramos en quesos, embutidos y carne (porque vamos a comprar menos cantidad de ellos), lo podemos gastar en productos ecológicos o de km0 y otros alimentos más caros como semillas, frutos secos, quinoa o aguacate.

Tienes consulta en Barcelona y Gelida, pero también haces asesoramientos on-line e incluso haces videos y cursos virtuales. ¿Dónde podemos encontrarte?

Mi página web se llama: www.saludalplato.com. ¡Suscríbete a mi Newsletter (link: http://www.saludalplato.com/suscripcion-gratuita) para estar informada sobre charlas, talleres presenciales y virtuales o promociones!

Muchos de mis vídeos son gratuitos y están colgados en YouTube (busca y suscríbete a mi canal: Dorte Froreich).

Ofrezco consulta y visita por skype, teléfono y email, me puedes escribir a: dorte@saludalplato.com.

¿Desde tu punto de vista profesional, nos quieres aportar alguna imagen, palabra clave o lectura relacionada/s con los temas EBECA (Educación, Belleza, Ecología, Creatividad y Arte)?

Lo que hoy en día más nos falta es información y educación para una salud natural, un bienestar diario y una vida llena de sentido. Con Ebeca quizás estemos en el camino para conseguirlo. ¡Siempre es un buen momento para probarlo!!



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!