Entrevista a Gemma Hortet, coach de Salud y Nutrición Energética: “Cada órgano tiene una emoción asociada y si este está desequilibrado esa emoción se desequilibra también”.

Entrevista a Gemma Hortet, coach de Salud y Nutrición Energética: “Cada órgano tiene una emoción asociada y si este está desequilibrado esa emoción se desequilibra también”.

Gemma Hortet es Licenciada en Antropología, Master en Nutrición, Técnico superior en Dietética, Consultora Macrobiótica, Graduada En Medicina China y Naturopatía, Profesora de Cocina Energética y Coach de Nutrición y Salud. Pero sobretodo es una apasionada de su trabajo, en el que cree absolutamente y ha convertido en una forma de vida. Sus recetas y modo de entender la nutrición desprenden profundidad, belleza, y entusiasmo a la vez. ¿Os apetece conocerla?
¿Qué es la nutrición energética y cuándo la descubriste?
La nutrición energética es mágica, porque es una nutrición que te nutre en todos los sentidos, nutre tu cuerpo físico, tu cuerpo mental, tu cuerpo emocional y tu cuerpo espiritual…y ¿por qué? porque ve en los alimentos mucho más que nutrientes…ve energía, ve afinidad por emociones, ve
movimientos energéticos, de nutrición cósmica. Cuando comemos cualquier alimento no sólo nos estamos comiendo sus nutrientes, sino que también nos estamos alimentando de su energía, su velocidad de crecimiento, la cantidad de sol o luna que ha absorbido, la estación a la que pertenece, el frío o el calor que contiene etc. Al comer un alimento sentimos un efecto dentro de nosotros : frío, calor, satisfacción, nerviosismo, calma… Esa alteración que provoca en nuestro organismo el alimento consumido, provocando en nosotros un equilibrio o un desequilibrio, es la energía del alimento.
La materia de estudio de la nutrición energética es conocer el efecto energético que produce cada alimento en nosotros después de haberlo consumido.
Descubrí esta maravillosa disciplina hace doce años mientras estaba estudiando Naturopatía y en mis ratos libres leía libros de Medicina China y de Macrobiótica. Me apasionaba probar alimentos y sentir qué iba pasando en mi cuerpo, hacía pruebas y e intentaba observar qué ocurría en mí. En esa época yo comía lo que la dietética convencional aconseja que tiene que comer una persona
saludable. Pero cada vez me sentía con más frío y con menos energía.
¿En qué principios o disciplinas se basa?
Las dietéticas energéticas son muchas, en definitiva pueden ser todas aquellas que tienen en cuenta el efecto energético que produce en nosotros el alimento después de haberlo consumido, o sea, qué sucede más allá de nutrirnos y de sentir o no saciedad. La Medicina china y la Macrobiótica se basan principalmente en el Taoísmo y en la concepción del mundo en dualidades energéticas. También se basan en la creencia de que el cuerpo humano tiene una conexión total con el universo y con todo lo que nos rodea, por ello todo nos afecta tanto para equilibrarnos como para desequilibrarnos. Estas disciplinas también se apoyan en la creencia de que todos tenemos una gran capacidad o fortaleza curativa interna para volver al estado de salud y vitalidad, por ello ven a todo lo externo como complementos que pueden ayudar a nuestra labor interna.
¿Cómo podemos saber qué alimentos tomar en cada momento de nuestra vida? ¿No es difícil adaptarlo a la realidad de una familia?
Para poder saber qué alimentos tomar en nuestro día a día lo primero que tenemos que saber es cómo somos nosotros, qué tendencia energética tenemos.
Mira, te lo voy a poner fácil, piensa en si eres más bien friolera o calurosa, si cuando te resfrías el constipado te dura varios días pero te permite ir a trabajar o si te funde en una fiebre alta o en una tos invalidante que hace que te quedes en casa aunque sea sólo un día.
Si eres de de los primeros: friolero y de constipados cronificados eres de naturaleza yin. Si eres de los segundos…eres de naturaleza yang.
Los frioleros tendrán que preservar el calor interno comiendo alimentos más reforzantes y cocciones tibias o calientes y en cambio los calurosos podrán tirar más de frutas y ensaladas y de alimentos más depurativos para equilibrarse.
Es muy fácil equilibrar esto en la familia, no hace falta hacer varias comidas. Una opción puede ser: servirse más o menos de lo que a uno le conviene, añadir un toque aromático al plato, calentar una sopa con una especia caliente o refrescarla con una hierba aromática fresca.
¿Hay una única pirámide alimenticia o ésta depende de la edad y condicionantes de cada persona?
A nivel nutricional las dietéticas energéticas se basan en alimentos naturales, no procesados, de la estación y que produzcan pocos movimientos energéticos en nosotros, para así desgastar lentamente nuestra energía vital.
La pirámide que más se conoce es la de la Macrobiótica pero yo no la uso al cien por cien sino que adapto los grupos de nutrientes a la persona que tengo delante. No puedes basar tu alimentación en una pirámide, la tienes que adaptar a las necesidades nutricionales y energéticas en cada momento de tu vida. Si la vida es un movimiento continuo, ¡no tiene sentido que sigas comiendo lo mismo año tras año!
En la Dietética energética respetamos los grupos de nutrientes:
hidratos de carbono que proceden de cereales integrales y de verduras de raíz
proteínas de las legumbres, los huevos y de los pescados básicamente, ya que la carne se usa sólo terapéuticamente por considerarse muy contractiva y tener una energía muy desestabilizadora.
grasas: del aceite de oliva virgen extra, de las semillas y de los frutos secos
vitaminas: de verduras, frutas…
minerales: de verduras, cereales, legumbres, algas…
Pero los adaptamos en cantidad y en forma de cocinado a la edad de la persona, el momento emocional que atraviesa, su estado fisiológico de ese momento (embarazo, lactancia, enfermedad…), el trabajo que realiza y su característica energética (yin o yang).
Es una manera de nutrir muy completa que tiene en cuenta toda la integridad de la persona y por ello uno se siente nutrido desde el alma.
¿Cada persona tiene un peso ideal individualizado? ¿Es necesario hacer dieta para conseguirlo?
¡Nunca mejor dicho! Cada persona tiene su peso natural, el peso en que su cuerpo funciona correctamente y le permite vivir en esplendor.
¿Y cómo podemos saber el peso ideal? Pues no haciendo dieta según el término convencional sino comiendo de todos los nutrientes según todas las características que hemos comentando antes y así poco a poco vas equilibrándote y llegando a tu peso natural.
Cuando alguien viene a a consulta para perder peso una de las primeras preguntas que le hago es ¿cuanto tiempo llevas pesando así? y la segunda es ¿qué paso en el momento en que empezaste a ganar peso?
El exceso de peso o tener un peso no adecuado está íntimamente relacionado con las emociones y el estado de ánimo de la persona. Cuando detectamos qué emoción está desestabilizada en la persona la podemos trabajar con Coaching y Dietética Energética nutriendo ese órgano desestabilizado en concreto.
Según la Dietética Energética cada órgano tiene una emoción asociada y si este está desequilibrado esa emoción se desequilibra también. Te voy a poner ejemplos:
El corazón se desequilibra generando ansiedad y histeria
El bazo y el estómago se desequilibran generando desconfianza y preocupación excesiva
El pulmón generando tristeza y abandono por la existencia
El riñón generando temor y mucho miedo, pasividad y paralización
Y el hígado generando ira, rabia y incapacidad de crecimiento.
Comer es tapar emociones, comer yinguiza, relaja y por ello muchas personas cuando se ven desbordadas, estresadas por una emoción comen para relajarse, para intentar estabilizar esa emoción, pero eso es una tapadera que no aborda el problema ni la solución.
Entonces, ¿podemos ir un poco más allá de la frase “que tu alimento sea tu medicina” y decir que gracias a la nutrición energética, podemos también ayudar a equilibrar nuestras emociones a través de lo que comemos?
¡Por supuesto! Cuando uno come en equilibrio va nutriendo paso a paso todos los órganos y todas las emociones del cuerpo y se genera una energía maravillosa que te permite poder fluir en la vida.
Continúo con los ejemplos:
Comer verdura verde, hojas y germinados nos ayuda a que nuestro hígado esté flexible y armónico y fluya la creatividad entre nosotros.
– Comer verduras rojas como la remolacha o el tomate y frutas como las uvas o la sandía nos ayuda a calmar al corazón y mantener un buen sistema circulatorio y a mantener la emoción del disfrute de la vida en su justa medida.
– Comer verduras de raíz como la zanahoria, redondas como al calabaza y cereales integrales nos ayuda a que nuestro bazo y estómago puedan hacer bien sus funciones y mantengan el calor del organismo generando mucha estabilidad emocional y mucho amor hacia nosotros mismos.
– Comer verduras blancas como cebollas, nabos, coliflor y especies picantes como el jengibre ayudan a mantener un buen flujo de energía en los pulmones que son los encargados de cargar de oxígeno de nuevo nuestra sangre y cargarnos de energía y así querer preservar nuestra existencia y la vida.
– Y comer legumbres oscuras, pescados y algas nos ayuda a mantener a los riñones en muy buena forma y a no tener miedo a lo que va viniendo en la vida y a tener fortaleza y vitalidad.
¿Existen evidencias científicas de esta relación entre comida-cuerpo-mente-emociones? ¿Nos aconsejarías algún libro o artículo para poder ampliar información sobre la nutrición energética?
Realmente lo que me comentas es un tema que me apasiona ya que aunque todos los que comemos así sabemos que funciona cuesta encontrar publicaciones científicas que apoyen a la etnociencia.
Todo empieza con la etnociencia, con la sabiduría popular milenaria que tienen estas Dietéticas Energéticas que por observación y praxis saben que funciona pero desafortunadamente poco de ello se ha llevado al campo de la investigación científica y menos al campo emocional.
Hace poco he redactado un artículo sobre los azukis en mi blog en el hago una buena comparativa entre la etnofarmacologia según la Medicina china de los azukis y las publicaciones científicas actuales sobre los azukis. Aquí os dejo el enlace para que le podáis echar una ojeada. En este artículo pongo de manifiesto que la mayor parte de los atributos medicinales que se le
atribuyen a los azukis según a Medicina Tradicional China se validan desde la investigación científica actual.
Si quieres profundizar en el tema de las bases de la Nutrición Energética puedes consultar libros de consulta como el de :”Medicina china una trama sin tejedor” de Ted J.Kaptchuk o el de “Macrobiótica: la revolución sana” de Francisco Varatojo. Pero sinceramente te puedo decir que la mayor parte de todo lo que he aprendido sobre nutrición energética lo sé más por mi propia experiencia, y en la de alumnos y pacientes, que por la literatura que existe. La Dietética Energética es una disciplina muy experimental que va muy unida a la praxis.
Si te interesa realizo un Master de tres niveles donde abordamos a la dietética energética desde todos los ángulos:
-la energía de los alimentos
-La dietoterapia oriental desde la Macrobiótica y la MTC y
-La dietoterapia occidental desde el punto de tratamiento energético
¿Cómo podemos ayudar a soltar emociones a través de un cambio de dieta?
Según la Medicina Tradicional China cada órgano está asociado a una emoción, o sea, que cuando ese órgano está en equilibrio la emoción estará en equilibrio y si el órgano se desequilibra pues con él también se desequilibrará la emoción.
Esta disciplina también nos habla de que una de las mayores causas de enfermedad del ser humano son las 7 pasiones, (alegría, cólera, abatimiento, nostalgia, tristeza, miedo y pavor) estas son las principales emociones que puede sentir el ser humano. Estos siete sentimientos se asocian a los cinco órganos formando emociones.
La mejor manera de soltar emociones a través de la alimentación es empezar por nutrir bien a los 5 órganos principales, si estos están en equilibrio es mucho más fácil que el cuerpo y las emociones estén en equilibrio.
En consulta una de las emociones que más trato es la preocupación y la ansiedad, que mayoritariamente va asociada a mujeres. Tengo comprobado que si nutrimos adecuadamente al bazo, relajamos al hígado y calmamos el corazón las mujeres dejan de tener deseo y ansiedad por el dulce.
Yo misma soy un excelente ejemplo de ello, antes de conocer a la Dietética Energética no había tarde que no necesitara comer un croasán de chocolate. Pero ¿cómo era mi alimentación entonces? Pues muy salada, picante y aceitosa. Sí, sí, la típica dieta mediterránea con mucha sal de condimento, ajito por todos lados y bien aliñada con aceite de oliva. Y que conste que no tengo nada en contra del aceite de oliva, al contrario. Pero mi dieta no tenía dulce de calidad ni crujiente de calidad, no había hortalizas de raíz cocinadas de manera dulce como calabazas o zanahorias o cebollas y menos cereal integral. Y mi verdura eran las ensaladas, montañas de ensaladas con sal y aceite que me enfriaban un montón y que hacían que deseara azúcar y crujiente a media tarde.
Desde que empecé a comer hortalizas dulces guisadas respetando su dulzor cada día, un poco de cereal integral bien cocinado y verdura verde bien crujiente como un brócoli o una judía verde hervida 3 minutos se acabaron los deseos de dulce. Porque otro error que cometemos es comer demasiado blando.
Otra de las modas muy difundidas ahora son los batidos verdes o los licuados o cremas que llegan ya procesados y que por tanto no necesitamos masticar. La masticación es otro elemento clave no sólo para la Dietética Energética sino también para un buen confort emocional. El primer sonido que oímos cuando estamos en fase fetal en la barriga de la mamá es su voz y su masticación. El masticar es clave emocionalmente, no sólo para conectarnos con el amor de nuestra madre, sino también para conectarnos con el amor y la energía del universo. Según las dietéticas energéticas cuando masticamos estamos conectando la energía del cielo y de la tierra y al masticar estamos cargando al alimento de chi, de energía vital.
Por ello no hemos de dejar nunca de tener algo crujiente en cada comida del día, ¡masticar además libera! Una de las mejores técnicas para no desear dulce a media tarde es dejar para lo último unas flores de brócoli bien dulces y bien crujientes. Pruébalo y me cuentas.
¿Cuáles son los alimentos más perjudiciales durante la edad infantil y porqué?
Los alimentos que más perjudican a los niños son los azúcares y todos los procesados. Los procesados son los peores ya que están llenos de sal, de azúcar y de substancias modificadas. Realmente no son alimentos sino comestibles sin energía. Tenemos que alimentar a los niños con todos los sabores y todas las texturas para crear seres humanos equilibrados y libres de adicciones alimentarias.
Si empezamos a darles comestibles extra dulces y extra salados como pueden ser todos los snacks, galletas, frankfurts, empanadillas, croquetas, embutidos, patatas precocinadas, pizzas, etc… estamos provocando que sus papilas gustativas se alteren y no aprecien los sabores naturales de la comida natural sin procesar. Lo que pasa a continuación es que los niños se acostumbran a esos sabores tan intensos y no quieren comer alimentos neutros y naturales, entonces las mamás se ponen nerviosas porque ven que sus niños no comen la cantidad que ellas creen que debería de comer y les vuelven a dar productos procesados: petit suisse, barritas de pescado, puré de patatas, etc. para que coman. ¿Es posible que los niños de este modo estén bien nutridos y vitalizados? ¿o estamos generando niños saciados y desequilibrados? Es más importante la calidad nutricional de un alimento que la cantidad de alimento, eso hay que explicárselo muy bien a las mamás. Con esta alimentación llena de comestibles estamos generando futuros cuerpecitos cargados de desequilibrios tanto emocionales como físicos que no van a apreciar una buena manzana ni un brócoli al vapor nunca!
Tendremos futuros adultos infantilizados que continuarán alimentándose y rigiéndose por el “me gusta” “no me gusta” en sus elecciones alimentarias en vez de el me conviene o no me conviene.
¿Podemos educar a nuestros hijos en autoconciencia del cuerpo y en establecer una relación saludable con la comida?
¡Por supuesto que podemos, pero nosotros tenemos que ser el ejemplo de ello! No podemos darles para cenar a los niños puré de brócoli y pescado al vapor como cuando tienen 2 añitos y nosotros comernos unos huevos con patatas fritas. Los niños aprenden de las acciones de los padres y si éstas no son congruentes no aprenderán a comer bien. Si quieres que tus hijos coman bien empieza tú a hacerlo. Tenemos que enseñarles que su cuerpo es su templo, es el medio por el cual se van a poder desarrollar en este mundo a lo largo de su vida, es su vehículo de movimiento. Y si no lo cuidan no van a poder crecer y avanzar con él. También tenemos que inculcarles que la comida es un bien muy preciado que viene de la Madre Tierra, que la tenemos “de prestado” en nuestro paso por la Tierra y que tenemos que cuidarla muy bien, porque de ella depende que sigamos teniendo alimentos. Esto se enseña con el ejemplo, no hay otra manera de hacerlo.
¿En qué modo puede beneficiarse la mujer, en cuanto a ser cíclico que es, de este tipo de alimentación?
Tal y como te he venido contando, la mujer es un ser muy conectado con la energía de la tierra, por lo que puede beneficiarse enormemente de este tipo de alimentación, ya que respeta sus ciclos y momentos vitales.
La mujer pasa por tres grandes momentos energéticos en su vida:
La princesa o doncella o flor, que va de los 0 a los 25 años: En este periodo es cuando se produce la menarquia y la mujer adquiere el don de poder crear, de generar todo ese poder y energía, y de limpiar y purificar su cuerpo.
-La Reina, madre o fruto, que va de los 25 a los 50 años más o menos, en el que la mujer es madre o aparece el esplendor creativo de la mujer, es el momento en que la mujer puede sacar hacia afuera su máximo poder creativo con bebés o con creaciones para la humanidad
-La Sabia o Chamana o semilla, que va de los 50 a los 80 años que es el momento en que todo ese poder creativo de la mujer deja de emanarse hacia fuera y se encierra dentro. En ese momento la mujer está en su máximo esplendor de sabiduría, de lucidez y tiene un gran poder intuitivo, ya que todo ese poder creativo inicial queda retenido hacia su interior.
A cada etapa le corresponde una alimentación, unos hábitos de vida y unos ejercicios que harán que la mujer viva en esplendor cada momento vital. Antes se realizaban rituales entre mujeres para celebrar cada etapa, pero ahora hemos perdido esa visión y la mujer no siempre puede vivir su feminidad con esplendor. Si a esto le añadimos una alimentación y un estilo de vida inadecuado tenemos una feminidad muy desequilibrada con muchos trastornos alimentarios y mucho sufrimiento emocional.
El 13 de abril de 2018 realizo un Seminario en Barcelona donde hablo del tercer tercer momento vital de la mujer y de todo lo que nos va pasando a partir de los 40 años. Me apasiona este tema ya que veo a mujeres muy perdidas a partir de los 45 años que necesitan reconectarse y prepararse para florecer en la nueva etapa que comenzará.
En tu web hablas del “arte culinario”. ¿Qué tiene de artística la cocina energética?
Ja, ja ,ja,… la cocina energética es un arte, es la mejor manera que conozco en la que la medicina puede convertirse en una forma de arte culinario, creando platos terapéuticos y apropiados para nuestro momento vital de manera deliciosa y vitalizante.  Si hay algo con lo que disfruta mucho el ser humano y realiza como mínimo tres veces al día durante toda su vida eso es comer y ¡qué mejor que comer medicina de manera artística!
En nuestro Master de Nutrición y Cocina Energética Integrativa, enseñamos justamente esto, enseñamos a generar platos medicinales deliciosos que nutren todos nuestros planos existenciales para sanarnos holísticamente a la vez que nos nutrimos. ¿No es esto un arte?
¿En qué medida crees que la nutrición energética puede contribuir a un cambio positivo en el mundo?
Creo que ya he respondido a esta pregunta pero a modo de resumen te diré que la Dietética Energética no es una moda, sino una filosofía de vida, que tiene en cuenta a la integridad de la persona, el funcionamiento natural de la vida y nuestra conexión con el Universo. Hemos enfermado más de lo necesario porque nos hemos desconectado de todo esto, por ello la única manera de volver a sanarnos es conectar de nuevo con nosotros mismos y con la vida.

Para contactar con Gemma:

www.gemmahortet.com
info@gemmahortet.com
629 247 792 (Barcelona)


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!