Entrevista con Martí Camprodon, creador del grupo de apoyo a la paternidad de la Asociación mamaG de Barcelona

Entrevista con Martí Camprodon, creador del grupo de apoyo a la paternidad de la Asociación mamaG de Barcelona

Martí Camprodon forma parte de la Asociación mamaG en Barcelona, una asociación dedicada al apoyo emocional y logístico para nuevas familias y a la difusión de temas relacionados con educación, crianza y vida sostenible.

Hemos hablado en otras ocasiones de esta pequeña entidad, por ejemplo cuando compartíamos con vosotros información sobre cómo llevar a cabo proyectos de juguetes compartidos en las grandes ciudades. La iniciativa nació en 2009 con el nombre de mamaGuinarda, en el seno de una entidad llamada Rocaguinarda del barrio de Guinardó, como respuesta a una necesidad de apoyo de las nuevas familias del barrio. Lo que comenzó como iniciativa individual de una madre,  Maria Folch,  pasó a convertirse en una asociación gracias al precioso trabajo colectivo de muchísimas familias, y en 2010 se constituyó como Asociación sin ánimo de lucro de carácter social.

Desde entonces, esta preciosa cadena de apoyo mutuo se ha ido construyendo mayoritariamente gracias a la fuerza del voluntariado, con el apoyo de otras entidades públicas y privadas y la colaboración constante de profesionales. Gracias a esta cadena decenas de familias se han beneficiado de los servicios y espacios que esta asociación comparte desde hace casi diez años.

Esta vez es el turno de hablar uno de sus preciosos proyectos: el Grupo de Apoyo a la Paternidad. En el blog reflexionamos recientemente de la importancia del papel del padre durante el post-parto, pero hoy tenemos la oportunidad de conocer de primera mano la experiencia de este proyecto para padres de la mano de Martí Camprodon, el cual tuvo la excelente iniciativa de crear este grupo dentro de la asociación. ¡Nos encanta compartir esta entrevista con vosotros! ¿Os apetece conocerle?

¡Hola Martí! ¿Cuántos hijos tienes y cuántos años tienen?

Tengo dos hijas, Aina y Jana, que tienen 4 y 3 años respectivamente.

¿Cómo cambió tu vida el hecho de ser padre? ¿Fue fácil hacer una transición?

Mi vida, como la de cualquier persona que tenga hijos, ha cambiado por completo. Se trata de un momento importante de la vida, que requiere muchos esfuerzos y adaptaciones constantes a retos que van evolucionando. La transición, en mi caso, fue bastante progresiva. Creo que puedo decir sin rubor que llegué a ser plenamente consciente de que era padre, con todo lo que conlleva, al cabo de unos meses desde el nacimiento de mi primera hija. Se trata de un momento de “reajuste” familiar, donde todos los miembros de la familia tienen que readaptar sus roles.

¿Cómo conociste la asociación mamaG de Barcelona?

Conocí la asociación MamaG el mismo día en que llegué al barrio del Guinardó, ya con mi primera hija. Andábamos buscando alguna entidad que ofreciera actividades para los más pequeños, y nos encontramos con algo que iba mucho más allá de eso: nos encontramos un espacio donde socializar con la gente del barrio, conocer sus recursos y darle una mejor atención a nuestras hijas.

¿Cuándo decidiste abrir el grupo de apoyo a la Paternidad? ¿Cómo conociste la entidad “Homes Igualitaris” (Hombres igualitarios)?

La decisión de promover la creación de un grupo de apoyo a la Paternidad nació de la constatación de que los hombres participábamos en MamaG de una forma muy secundaria. Las mujeres eran el núcleo de la asociación y los hombres éramos los satélites. Empecé a pensar en formas de promocionar una figura del padre más activa e implicada, y surgió la idea de formar un grupo. La entidad Homes Igualitaris la conocí a través de Internet, sin referencias específicas. No obstante, nuestros objetivos han coincidido totalmente.

¿Qué formación y experiencia tiene Aharon, el dinamizador del grupo?

Aharon tiene una larga experiencia en ese tipo de grupos. Es psicólogo y ha estado siempre vinculado profesionalmente al ámbito de las Masculinidades, ya sea desde el Departamento de Feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Barcelona, como en la asociación Homes Igualitaris, dónde se especializa en la impartición de talleres en institutos y en grupos de apoyo a la paternidad.

¿Qué tipo de problemas se cuentan en el grupo? ¿Qué crees que mueve los hombres a participar?

En el grupo tratamos muchos temas relacionados con la paternidad siempre partiendo desde la propia experiencia y la de los demás miembros del grupo. Ésos van desde la relación paterno-filial, las relaciones de pareja y la revisión de la relación con el propio padre y su rol en la familia, hasta cuestiones más relacionadas específicamente con la crianza como por ejemplo los límites y el desarrollo del niño. Los talleres, de dos horas cada quince días, también son un espacio abierto a propuestas, reflexiones y preocupaciones que pueden surgir durante la crianza.

Creo que cada hombre que participa en ese grupo ha llegado al mismo por razones diferentes, pero creo que a todos nos interesa porque queremos ser padres implicados en la crianza y queremos encontrar nuestro propio rol activo a nivel familiar. Como nos comenta Aharon, el tallerista, se trata de llegar a una paternidad consciente y crítica.

¿Qué edades suelen tener los padres y los hijos de éstos?

Las edades varían, pero están comprendidas entre los 33 y los 50. Los hijos son prácticamente todos de edades entre los 0 y los 5.

¿Quieres compartir con nosotros alguna anécdota o testimonio de algún padre que haya participado en el grupo?

El grupo de padres se ha ido cohesionando poco a poco y creo que todos nos conocemos mucho mejor y nos sabemos escuchar cada vez mejor. Hemos compartido cuestiones muy personales sobre el rol de nuestros padres, nuestras relaciones de pareja y nuestras preocupaciones y expectativas sobre la crianza, y eso une mucho.

¿Para qué crees que es útil un grupo de apoyo sólo en masculino?

Sencillamente porque creo que los hombres compartimos una serie preocupaciones, expectativas y limitaciones que nos son comunes. Es importante “trabajarnos” de una forma específica porque es, para muchas familias, la primera generación de padres que quiere compartir de una forma plena el papel de la crianza con la mujer. Eso no excluye, por supuesto, que puedan existir grupos mixtos que traten cuestiones comunes.

¿Crees que hay mayor dificultad en acompañar la familia en el post-parto o cuando los niños son más mayores?

Creo que los retos son diferentes en cada etapa de desarrollo de los hijos. No creo que haya más dificultad. Lo fundamental en cada momento, creo que es tener claro cuál es el papel que quieres tener en la crianza y hacerlo de la forma más reflexionada y consciente posible.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los padres de hoy en día? ¿Qué entendéis por “Paternidad Consciente”?

Cada padre es un mundo y los retos que nos plantea la crianza son diferentes para cada uno. A nivel del grupo de apoyo a la Paternidad que hemos creado, creo que un denominador común es la sensación de que los padres vivimos incomunicados entre nosotros y que nos cuesta encontrar espacios para compartir experiencias y expresar emociones que demasiadas veces se quedan sin expresar. Somos nuevos en eso de cuidar. La sensación es que el rol del padre está viviendo unos cambios tremendos desde hace unos años y que estamos todos abriendo camino individualmente. Ya es momento de que compartamos, aprendamos a expresar, y nos incorporemos al mundo de la crianza conscientes de nuestras mochilas, nuestras limitaciones, nuestras muchísimas potencialidades y nuestros anhelos.

¿Crees que hace falta ser creativo desarrollando nuevos recursos para llevar adelante una familia? ¿Qué relación tiene la creatividad con el hecho de vivir la crianza en comunidad?

Si la creatividad se entiende como una forma nueva de responder a los retos, rotundamente sí. el hecho de que los padres nos incorporemos en el ámbito de los cuidados requiere de un cambio de mentalidad importante, ya sea por parte de los hombres, que nos incorporamos a un mundo generalmente desconocido para nosotros, como por parte de las mujeres, que de repente ven como la crianza, un ámbito de exclusividad para ellas, se convierte en un ámbito donde se incorpora un nuevo rol activo.

Muchas gracias Martí por compartir vuestra experiencia, creo que puede ser altamente inspiradora para que en otros espacios y organizaciones se creen grupos con objetivos similares. El papel del padre es imprescindible y a la vez compatible con un tipo de crianza que tenga en cuenta las necesidades biológicas y afectivas del niño sin perder de vista las necesidades de los padres individual y conjuntamente.

Links relacionados

Sobre el post-parto y el papel de los padres

MamaG

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!