Flan de almendras y melocotón crudivegano con restos de leche de almendras

Flan de almendras y melocotón crudivegano con restos de leche de almendras

El mundo de la cocina y de la nutrición es un universo realmente inabarcable. Nunca me he planteado ser cocinera, pero inevitablemente, todos tenemos que comer y, además de ser un placer, creo que puede ser una oportunidad para aprender cosas, muchas de ellas, relacionadas con la Educación, con la Belleza, e incluso con la Ecología. ¡Será toda una aventura!

Hoy comienzo por compartir algunas ideas y conceptos básicos que he investigado antes de compartir mi primera receta doble: Leche de almendras casera y flan de almendras y melocotón crudivegano.

La Cocina Cruda (Raw en inglés) es todo un universo por descubrir, con recetas interesantísimas, incluso para aquellos que no deseen seguir esta dieta todo el tiempo.  Uno de los principales argumentos de las personas crudívoras es que los alimentos crudos tienen una mayor cantidad de nutrientes cuando se consumen sin modificar el modo en que la naturaleza los presenta.

La Cocina Vegana, pertenece a otra filosofía que incluye personas que deciden no alimentarse con ningún producto de procedencia animal. Los motivos tienen diversas motivos de fondo: ético (por respeto a los animales), ambiental (piensan que la cría industrial de animales para el consumo es insostenible para el medio ambiente) o dietético (consideran que los alimentos de origen animal tienen diversos efectos adversos sobre la salud).

Hoy os propongo dos recetas encadenadas de cocina cruda y vegana, en las cuales intentaremos sacar el máximo partido a sus ingredientes, realizando dos platos por el mismo precio.

Primero la receta de la deliciosa leche de almendras.

1 taza de almendras crudas peladas o con piel.
3/4 litro de agua a temperatura ambiente
opcional: endulzantes naturales (stevia, panela, etc.) o especias (canela, vainilla, fava tonka).
Se puede dejar también sin complementos dulces si se desea utilizar para recetas saladas.

Se dejan las almendras en remojo, durante unas 8-12 horas. Se pueden pelar si se desea o dejar con piel. Se cuelan y se trituran junto al agua. Una vez obtenida la leche se cuela para separarla de la pulpa. Los ingredientes dulces y especias se pueden incluir antes o después. Reservamos la pulpa de las almendras para la segunda receta.

Flan de almendras y melocotón 

Restos de la leche de almendras
Un vaso y medio de leche de almendras
1/4 vaso de agua filtrada o de manantial
1 melocotón grande o 2 pequeños
2 cucharaditas de Agar-Agar
Opcional: endulzantes naturales (stevia, panela, etc.)
Especias recomendadas: canela, vainilla, cardamomo.

Para los que no lo conozcáis, os presento el agar-agar. Se trata de un tipo de gelatina de origen vegetal a base de algas que se usa desde la antigüedad en China y Japón por sus propiedades beneficiosas para la salud. Y aqui comienza la receta del flan:

Pelar y trocear los melocotones y reservar. Poner a hervir el agua con el agar-agar durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Dejar templar un poco la temperatura del agua con el agar (removiendo de vez en cuando para que no se formen grumos). Mezclar con el turmix con el resto de ingredientes antes de que el agar-agar solidifique.

En este punto existen dos variantes del flan: con texturas o sin. Podemos triturar todos los ingredientes para conseguir una textura uniforme, o triturar sólo una parte del melocotón y reservar algunos trozos de melocotón enteros para ofrecer distintas texturas y colores.

Una vez hecha la mezcla, meter en el frigorífero hasta que solidifiquen, y listos para comer. ¡Veréis que poco duran en la nevera! Si veis que la textura no os gusta porque los flanes han quedado demasiado duros o blandos, podéis variar la cantidad de agar-agar.

Una última información nutricional sobre la receta: el hecho de poner en remojo los frutos secos tiene muchas ventajas nutricionales, pues se “activan”, permitiendo que sus vitaminas y minerales se absorban mejor y haciéndolos más digestivos.

Por último, añadir que si no es tiempo de melocotones, podéis también realizar el flan con alguna compota en conserva, eliminando los endulzantes, para una versión no-cruda, pero tened en cuenta que si la compota es demasiado acuosa tendréis que disminuir la cantidad de leche de almendras.

¡Buen provecho!

Links de interés

La tendencia “raw food” (Buena Salud)
Propiedades medicinales del Agar-agar (Botanical Online)
Activar semillas y frutos secos: aumentando los nutrientes y reduciendo las grasas! (Loving Life)



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!