El post-parto y el papel de los padres

El post-parto y el papel de los padres

Pasear por el Prospect Park de Brooklyn es una experiencia increíble para los sentidos. Hoy es un día festivo y hay un montón de familias de distintos barrios de Brooklyn visitando el parque y participando en actividades al aire libre. Me encuentro en la zona donde hay un precioso estanque delante de un edificio que se llama el Boathouse, donde se encuentra el Audubon Center, un centro para estudiar y promover el contacto con la naturaleza.

Delante de mis ojos tengo un padre con su hijo varón de unos dos años, con el que corre y se divierte jugando a pelota, a correr y a revolcarse por el césped. La escena me ha parecido extremamente enternecedora. El juego que se estaba desarrollando entre ambos era extremamente físico, pero había mucho amor en él al mismo tiempo, mucha conexión.

La escena me ha gustado tanto que me ha hecho reflexionar mucho acerca de la presencia paterna durante la crianza de los niños. He recordado la importancia de la calidad de esta interacción a través del experimento de la Still Face sobre la empatía y el apego que vimos en otra ocasión, sobretodo durante los primeros años, en los que el bebé necesita el regulador emocional de los adultos que forman parte de su ambiente cotidiano.

¿Pero qué ocurre en una familia cuando el niño no puede recibir de manera estable y coherente el sostén que necesita para desarrollarse física y psicológicamente? ¿No es suficiente con que uno de los dos progenitores se encuentre en situación de salud física y psíquica? ¿Cómo afecta a la primera crianza el hecho que la figura del padre esté ausente o pase por una depresión durante los primeros meses y años?

Seguramente uno de los momentos más delicados para una familia sean los meses que siguen al nacimiento, en los que hay que compatibilizar la atención del recién nacido con las necesidades emocionales y logísticas de los padres.

El Fatherhood Institute de UK se presenta como una de las instituciones que trata la paternidad más respetadas del mundo. En su web comparte un informe on-line llamado “Fathers and post-natal depression” muy esclarecedor. Los estudios en los que se basa proceden de diversas culturas del mundo (Japón, entre otras, pero sobretodo Estados Unidos y UK). Entre los factores asociados a la depresión post-nacimiento de los padres podemos encontrar problemas de todo tipo, sociales, personales y de salud:

Falta de experiencia o habilidades
Problemas de sueño en los hijos
Falta de sueño y cansancio extremo acumulado
Relación con una depresión de la madre
Problemas de pareja preexistentes
Falta de apoyo social
Relación con bajos ingresos de la familia
Enfermedad mental del padre
Abuso de sustancias

Aunque algunos datos parecen de sentido común, y se repiten en la mayoría de los estudios, en otros casos no responden ni mucho menos a fórmulas previsibles ni matemáticas, pues dependen de múltiples factores, los cuales en muchos casos varían enormemente según la cultura en la que se hayan realizado los estudios.

Sin embargo, es un hecho que la depresión pre o post-parto masculina existe. En un artículo de Psychcentral se menciona un estudio en el ámbito del “Journal of the American Medical Association que confirma su existencia.

En este informe se analiza el impacto de la depresión del padre en bebés y niños, los resultados contundentes y universales. Los padres que están atravesando por una depresión tienen muchas menos ganas de jugar, cantar, contar historias; en definitiva, de interaccionar, y todo ello tiene un impacto muy grande en el establecimiento de un apego saludable, en la salud psiquica y desarrollo cognitivo del bebé. El informe intenta ofrecer algunos datos acerca de la relación entre la depresión del padre y una posible depresión de la madre y cómo prevenirla o afrontarla.

El cambio de vida que supone pasar a la maternidad/paternidad es abismal. Según el informe del Fatherhood Institute, los factores de vulnerabilidad preexistentes puede incrementar la posibilidad de vivir la maternidad/paternidad con serias dificultades, y como hemos visto que a su vez afecte a la relación y salud de los hijos.

Una de las posibles vías de solución a estos problemas es la de la prevención. Una herramienta muy valiosa en este sentido pueden ser los cursos para padres y madres, pues contribuyen a llegar a la maternidad/paternidad con más conocimientos prácticos y más temas personales resueltos, allí donde es posible hacerlo.

La idea de que hayan escuelas para padres me gusta muchísimo. Los hombres, en términos generales, asisten mucho menos a grupos post-parto que las mujeres, imagino que por diferentes motivos. Aunque cada vez hay más excepciones, y se van creando grupos de apoyo exclusivamente para padres como el que se reúne en Barcelona a través de la Asociación de apoyo a la crianza y la educación llamada MamaG, en el barrio de Guinardó, creado en colaboración con la entidad Homes Igualitaris (Hombres igualitarios).

Algunos de los temas que pueden hablarse en un grupo de estas características son:

La sensación de responsabilidad en el caso de ser el único sostenedor económico de la familia
La imposibilidad de cuidar en las mismas condiciones al bebé, que prefiere la compañía de la madre
Puede ocurrir que el hombre no esté acostumbrado a exteriorizar sus sentimientos o que incluso los reprima para poder cuidar a su mujer durante el post-parto.

Algunas herramientas que pueden ayudar a un padre durante el post-parto pueden ser:

Centrarse en los aspectos positivos de ser padres
Recordar que la interacción con el niño aumentará a medida que éste crezca
No olvidar que el rol del padre es fundamental tanto para la madre como para el desarrollo saludable del niño
Intentar cubrir el máximo de horas de sueño posibles
Hacer red con otros padres y familias
Compartir tareas prácticas con otros familiares, amigos o ayuda externa
Adquirir nuevos conocimientos como padre
Dedicar algún tiempo a algún hobbie o deporte
Obviamente si fuera necesario, seguir algún tipo de terapia

En la página “post-partum Dads” se indican algunos de los errores más frecuentes de los padres cuando es la mujer quien está atravesando una depresión. Conviene recordar que en ocasiones como hemos visto ese puede ser un factor que termine conduciendo también al padre a la misma situación:

Comparar tu mujer con otras mujeres
Dirigir tu frustración hacia tu mujer
Distanciarte de tu mujer
Intentar manejarlo todo solo
No reconocer la depresión de tu mujer diciéndole frases como “lo que necesitas es…”
Fingir que su depresión no existe
No poner la prioridad de su salud y la de la familia como número uno de la lista

¿Conocéis otros grupos de post-parto y crianza dedicados solamente a padres? Contadnos vuestras experiencias y enviadlas si os apetece compartirlas a ebeca@ebeca.org

Links relacionados:

Informe The Fatherhood Institute

Artículo Todaysparent sobre depresión post-parto en padres

Artículo Psychcentral sobre depresión post-parto en padres

Web de apoyo para el postparto para padres

Sobre la lactancia en público y el papel de los padres

Sobre es establecimiento del apego con los padres

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!