The Park Slope Food Coop: el modelo de Cooperativa de Consumo de Brooklyn que viaja a Europa

The Park Slope Food Coop: el modelo de Cooperativa de Consumo de Brooklyn que viaja a Europa

Llenar la cesta de la compra con productos biológicos y respetuosos con el medio ambiente, y además hacerlo a buen precio es todo un lujo en una ciudad como Nueva York. Unas 17.000 personas ya se han dado cuenta.  Son los socios de la mayor cooperativa de consumo de la ciudad, la Park Slope Food Coop de Brooklyn, nacida en 1973, en la que es posible ahorrar entre un 20 y 40% en la factura de la compra, dependiendo del tipo de producto que consumas.

La PSFC es un proyecto tan popular en que tiene socios no sólo del barrio de Park Slope, sino de otros en Brooklyn, del resto de Nueva York e incluso de otros estados, y puede tener incluso lista de espera. En lugar de crecer, el proyecto opta por ayudar a nacer cooperativas en otros barrios, compartiendo con generosidad su experiencia con quien esté interesado en abrir un proyecto similar, sea en Estados Unidos o en otros paises.

Quien haya vivido la experiencia de formar parte de un pequeño grupo de consumo en su barrio o ciudad, y entre en el local de la PSFC, tendrá la sensación de adentrarse en un supermercado biológico en toda regla. La variedad de productos que ofrece a sus socios es tan amplia que es posible hacer toda la compra de comida en su establecimiento.

Video A Brooklyn Story: The Park Slope Food Coop

¿Cómo funciona?
Su funcionamiento perfectamente organizado y adaptable a distintos estilos de vida, es uno de los secretos de su éxito. Para formar parte de la PSFC, y tener derecho a compra, es necesario que cada miembro adulto de la unidad familiar trabaje 2 horas y 45 minutos cada cuatro semanas. No es necesario ser familia para poder ser considerado una unidad familiar. Se considera el hogar, y se tienen en cuenta las aportaciones de todos los adultos que en él habitan. Por lo tanto, no se permite que uno solo trabaje y los otros miembros consuman, sino que cada miembro debe hacer su aportación. De este modo, el proyecto funciona en un tanto por ciento muy elevado -alrededor del 70%- con fuerza cooperativa, y el resto con personal remunerado.

Un sistema flexible
Los trabajadores tienen la oportunidad de participar en horarios y trabajos distintos. Se puede probar distintos trabajos, o ir cambiándolos. Algunos de los trabajos existentes son: reponer productos en las estanterías, cobrar en la caja, cortar los quesos que se venden al granel, trabajar en oficinas, recibir las mercancías de los proveedores o cuidar de los niños en la sala infantil o childcare room, por citar algunos.

Cada grupo de trabajo cuenta con diversos coordinadores, a los que se puede acudir para cualquier duda. Algunos trabajos requieren una formación de pocas horas para realizarlos; otros no necesitan ninguna introducción. Es posible dejar a los niños en la sala infantil llena de juegos con otros niños y tres cuidadores mientras se hace la compra o se hace el turno de trabajo.

El sistema de trabajo es muy flexible y te ofrece la posibilidad de variar el tipo de trabajo que se desenvuelve en la PSFC,  en función de las necesidades personales. Cuando se informa acerca de los trabajos, uno de los consejos que ofrecen es el de escoger un trabajo distinto al que normalmente se realiza en la cotidianeidad. Así, podemos encontrar en la caja de la PSFC a médicos, reponiendo estanterías a artistas y cuidando a los niños a informáticos. Llevar a cabo diferentes trabajos permite experimentarse a sí mismo a nivel humano en distintos roles y conocer personas de procedencia muy distinta. Nueva York es un lugar ideal para ello, pues el ser extranjero es algo normal en estas tierras.

Otras facilidades de las que gozan los trabajadores es la posibilidad de almacenar horas de trabajo, algo ideal para personas que no tienen tiempo o trabajadores autónomos, los cuales atraviesan en ocasiones momentos de acumulación de trabajo durante el año. También es posible trabajar durante las vacaciones u otros momentos tranquilos las horas necesarias de todo el año. Además, como beneficio para los miembros que son padres, existe la posibilidad de disfrutar de un año de baja, durante el cual no es necesario trabajar y está permitido seguir comprando.

Compromiso medioambiental y político en la selección de productos

La selección de productos es preferentemente biológica y local. Desde la PSFC se promueve también en muchas ocasiones una relación directa con el agricultor sin intermediarios. Sin embargo, no todos los productos son biológicos ni de km0. Por ejemplo, se pueden comprar manzanas “mínimamente tratadas”, a un precio más económico, para contribuir a que todas las familias puedan llenar la cesta de la compra, en función de sus posiblidades reales. O plátanos de comercio justo certificado que han hecho un largo camino hasta Nueva York.

Otra característica interesante de su oferta de productos es que en las estanterías de la PSFC no sólo hay comida. En sus estanterías es posible encontrar entre otras cosas: productos de pequeño formato para el hogar (bombillas, vasos, velas…), productos de cosmética natural, vitaminas, utensilios de cocina, material escolar básico e incluso otros productos que forman parte de su filosofía de vida saludable como las mantas de yoga.

La prioridad siempre es la de vender productos bio, saludables, y mínimamente procesados, pero también respetuosos con el medio ambiente y los derechos humanos. Por ello, la selección de productos además intenta que sea libre de aditivos dañinos para el medio ambiente o para el ser humano tales como los colorantes y conservantes artificiales, agentes blanqueantes, monosodium glutamate, aceites parcialmente hidrogenados, sodium nitrate y sodium nitrite. De este modo, la Cooperativa realiza un trabajo para sus miembros de selección de productos que representen sus valores, velando por sus intereses de modo colectivo.

Históricamente la PSFC también ha protagonizado muchos debates internos con el fin de decidir si vetar o no algunos productos que consideraban no alineados con la misión del proyecto. Algunos ejemplos han sido: la eliminación en 2004 de las estanterías de las botellas de Coca-Cola por las supuestas malas prácticas laborales y ambientales que la empresa ejercía en el tercer mundo, o el veto a la leche de fórmula de la marca Nestlé por considerar que promovía la leche artificial por encima de la lactancia.

El proyecto también vela por el medio ambiente siendo responsable de los embalajes de genera a través de la reducción, reciclaje y reutilización:
– Reutilizando las cajas de cartón de los proveedores para los socios que hacen la compra en sustitución de las bolsas de plástico
– Reduciendo envases innecesarios, vendiendo una gran cantidad de productos al granel
– Reutilizando los envases a través de la colaboración con el proyecto TerraCycle, el cual se encarga de la recolección de los embalajes que genera el consumo de los socios de la PSFC.

Las General Meetings o reuniones generales mensuales
Para poder comprender en profundidad la filosofía de la PSFC es necesario completar la experiencia asistiendo a algunas de sus asambleas de socios, las cuales se celebran normalmente en una sala de actos de alguna escuela del barrio. Para incentivar la asistencia y participación, los miembros que asisten a la reunión pueden canjear ese tiempo como horas de trabajo.

Una de las votaciones más interesantes a las que he asistido ha sido la que tenía en su orden del día la decisión de prohibir o no las bolsas de plástico para la comida a granel. Escuchar los argumentos de los defensores y detractores de su retirada, durante distintas reuniones, ha sido una experiencia muy enriquecedora de cómo se llevan a cabo las decisiones en un proyecto de forma participativa.

La experiencia de la PSFC en Europa
Tom Boothe, un americano que vive en París, y que ha hecho un documental sobre la Food Coop, ha conseguido abrir una cooperativa en la capital francesa, llamada la Louve (la loba). Hace muy poco acaba de abrir también en Bruselas la Bees Coop. Y justo el próximo 14 de noviembre de 2017 se estrenará en Bolonia el documental en italiano, ciudad en la que además se abrirá en 2018 una cooperativa inspirada en el mismo modelo, de la mano de Camilla, un colectivo de personas que tienen la experiencia de haber participado en grupos de consumo y que ahora han decidido llevar la experiencia americana a tierras italianas.

 

Vivir la PSFC: el enriquecimiento personal

Hacer de cajera mientras escuchas la música de fondo y te dan ganas de bailar, vivir las jornadas de compra eufórico-colectiva pre-navideña o pre-thanksgiving, comprar cuando nieva fuera y alargas la compra dentro para no pasar frío, o comprar cuando el calor de la calle te conduce directamente hacia la nevera de los helados; hacer la compra cuando hay una cola inhumana, o sentirte afortunado cuando descubres a qué hora hay menos gente; trabajar durante las silenciosas horas previas a la apertura al público colocando en las estanterías el pan y las muffins recién hechas; conocer a las personas con las que coincides en tu turno de trabajo mensualmente y hacerte amigo de ellas; participar en una charla organizada por la PSFC; conocer a algunos proveedores que traen tu comida a tu mesa en primera persona, comprender mejor la misión del proyecto y selección de productos, y tal vez, finalmente, convertirte en fan y defensor de la cooperación.

Todas ellas son vivencias al alcance de tu mano cuando formas parte de un maravilloso proyecto como la PSFC. Van llegando progresivamente, si estás abierto a las posibilidades que te ofrece más allá del beneficio económico. Lo más genial de todo es que eso suceda en una ciudad como Nueva York, en la que es mucho más difícil estar conectados con la tierra y con lo que comemos. Pero la gente de la PSFC han conseguido lo que parecía imposible, conectar el campo con la ciudad y unir la ayuda a la naturaleza con el cuidado de uno mismo y el crecimiento personal. ¿Os apetece llevar esta experiencia a vuestra ciudad o conocerla de un poco más cerca?

Documental:

https://foodcooplefilm.com/

http://www.disimparare.it/food-coop

Votación para el premio GreenPeace Film Festival

En Paris: La Louve

http://www.cooplalouve.fr/

Food Coop la Louve

Bruselas Bees Coop

http://bees-coop.be/

Bologna

La Repubblica

Gambero Rosso



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!