Un héroe del mar y doce heroinas del medioambiente

Un héroe del mar y doce heroinas del medioambiente

Que los museos son espacios educativos y que pueden despertar la curiosidad sobre algunos temas, es algo que estoy experimentando en primera persona ya desde hace un tiempo. En Barcelona, una visita al Museo Marítimo de Barcelona me abrió la mirada hacia las mil historias que puede esconder. Siguiendo con el tema marítimo, la casualidad quiso que me topara con otra exposición temporal sobre los océanos en otro museo de la ciudad, el Museu Blau, y que ésta me permitiera hacer nuevas conexiones y conocimientos.

A partir de la lectura de los paneles expuestos en la exposición “Ocean” pude descubrir el trabajo de Jacques Cousteau y su equipo, a bordo de la embarcación Calypso, y me cautivó.

Investigando recursos educativos acerca de Jacques Cousteau, encontré una serie de dibujos animados bastante antigua, pero que os aconsejo. Si deseáis acercar algunas de sus aventuras y conocimientos sobre el mar a niños alrededor de 10 años, podéis mostrarles los vídeos animados sobre el equipo de Cousteau que se llaman “Leyendas del Océano”. En cada uno de los capítulos se documenta un tema sobre un animal o problema medioambiental ligado con el mar. La exposición del tema científico se entremezcla con las historias personales que se suceden entre la tripulación del Calypso, por lo que el resultado es una especie de documental animado entre realidad y ficción.

A partir del descubrimiento de la vida y obra de Cousteau, y mientras me acordaba de una amiga mía que investiga temas de género, me surgió una pregunta: ¿Cuántas heroinas (que no héroes) del medioambiente han existido en los últimos años? ¿Su nombre ha pasado a la historia o por el contrario son desconocidas por el gran público?

Así que después de hacer un poco de búsqueda, os presento a estas doce heroinas del medioambiente:

1. SYLVIA EARLE (1935 – )


Nacida en Estados Unidos, esta bióloga y oceanógrafa marina ha ganado numerosos premios, entre ellos un récord de buceo. Su labor se ha centrado sobretodo en la protección de los océanos, fundando una organización llamada Mission Blue para la creación de una red de áreas protegidas en todo el mundo. Es una gran defensora y divulgadora de la importancia de los oceános, con numerosos libros como sus más recientes “The world is blue” (2009) o o “Blue Hope” (2014). Su vocación comenzó cuando era joven y ha ido cambiando de forma, aunque siempre ha tenido como centro “el corazón azul del planeta”, es decir, el océano. A sus 83 años sigue buceando.

2. ISATOU CEESAY (1972-)

Isatou Ceesay era una niña nacida en Gambia, que como tantas otras niñas de su país, tuvo que abandonar la escuela muy pronto. Su sensibilidad por los problemas medioambientales nació pronto, al darse cuenta del impacto que tenían alrededor suyo las bolsas de plástico. Desde 1997 comenzó a reciclar materiales para convertirlos en bolsas, bolsos y mucho más, en el centro del que fue fundadora, el Njau Recycling and Income Generation Group, una organización gracias a cual más de 100 mujeres pueden ganar un sueldo. Las bolsas de plástico le sirvieron para transformar una comunidad. Isatou es un claro ejemplo de cómo el trabajo de una persona individual puede tener un gran impacto, y puede ser de gran inspiración para mucha gente.

3. RACHEL CARSON (1901-1964)


Raquel Carson fue otra mujer dedicada inicialmente al estudio y divulgación de artículos sobre la vida marina, la cual terminó por convertirse en todo un best-seller. Lo que la convirtió en todo un referente como investigadora fue su libro “Silent Spring”, el cual denunciaba los efectos del pesticida DDT en pájaros y animales salvajes. Su trabajo sirvió de inspiración a toda una generación de medioambientalistas que siguieron su estela durante años. Su carácter tranquilo le hizo pasar a la historia como una heroina que con su constancia y serenidad, escribió un libro revolucionario que hizo despertar consciencias para que trabajaran en defensa de nuestro planeta.

4. WANGARI MAATHAI (1940-2011)

Wangari fue una chica original de Kenya, que a diferencia de muchas otras, nació con suerte. Consiguió ser una de las 300 niñas con posibilidad de recibir educación gracias al programa Airlift Africa, incluso pudiendo asistir a la Universidad en Estados Unidos. Gracias a ello, sus capacidades pudieron florecer y dar frutos.

Una vez licenciada en biología, volvió a Kenya, fundando el Green Belt Movement (Cinturón Verde), para luchar por los derechos de las mujeres de campo y por su tierra. Su proyecto consistió en plantar árboles en áreas desforestadas y en ayudar a las mujeres a salir de la pobreza, creando empleos para ellas. Maathai fue la primera mujer africana y medioambientalista en recibir el Premio Nobel de la Paz. Se la considera una de las mayores activistas medioambientales de la Historia.

5. JANE GODALL (1934-)


El trabajo de la zoóloga y antropóloga británica Jane Goodall es increiblemente extenso. Incluye innumerables artículos científicos, producciones para cine o televisión, entrevistas, libros… Por ello está considerada como una de las mujeres científicas de mayor impacto del siglo XX. En un tiempo en el que las mujeres de ciencia se consideraban demasiado frágiles para el trabajo de campo, Jane Goodall consiguió romper con esta visión gracias a su increible trabajo con los chimpancés, a los cuales estudió en Tanzania durante 55 años. Consiguió dar a conocer mucho más a estos primates y sus ecosistemas, y su relación con el género humano. El Jane Goodall Institute es una entidad que ayuda a comprender cómo podemos ayudar a la naturaleza y a la vez llevar un estilo de vida más sostenible.

6. KATHERINE OLIVIA SESSIONS (1857 – 1940)


Katerine Olivia Sessions fue la primera mujer graduada en ciencias por la Universidad de California. Su amor por la naturaleza era tan grande, que esta famosa botánica, hortoculturalista y arquitecta de paisajes no podía imaginar su vida en un lugar sin árboles. Por ello, cuando después de obtener su licenciatura se trasladó a vivir a San Diego, una ciudad prácticamente sin espacios verdes, decidió que tenía que conseguir mejorar su paisaje urbano. Así que se puso manos a la obra, y comenzó una progresiva transformación urbana del gris al verde. Cien años después, San Diego es una ciudad llena de zonas verdes y parques por todas partes. Fue conocida como la madre del “Balboa Park” de San Diego, hoy en día considerado el segundo parque urbano más grande sólo después del Central Park de New York. La historia de Katherine combina la de pasión por un ideal y el trabajo duro, dos ingredientes imprescindibles para una vida que estuvo llena de sentido para ella misma, y que fue de gran utilidad para otras personas.

7. ANNA BOTSFORD COMSTOCK (1854 – 1930)
Como otras mujeres de su época, Anna tuvo que lidiar con los prejuicios hacia las mujeres de ciencia. Sin embargo, tuvo la gran suerte de contar con todo el apoyo y medios que necesitaba para desarrollar su vocación, especialmente durante su infancia. Anna creció en la granja de sus padres en Nueva York, por lo que tuvo gran cantidad de oportunidades de observar la naturaleza, sus procesos y belleza en primera persona. Se casó con otro científico, el cual estudiaba los insectos, mientras ella los observaba y plasmaba lo que veía en dibujos. Con el tiempo, incluso escribieron libros juntos, y más tarde, cuando obtuvo su licenciatura en Historia Natural en 1885, pasó a escribir sus propios libros. Incluso llegó a ser la primera profesora femenina en la Universidad de Cornell. Ha pasado a la Historia especialmente por sus programas de estudios naturales para niños en el exterior, en los que se trasladaban las clases de ciencias al aire libre. Su objetivo era que los niños desarrollaran el amor por la naturaleza a través del contacto con ésta. Hoy en día no podriamos encontrar ningún medioambientalista que estuviera en desacuerdo con su propuesta: para defender la naturaleza, es necesario amarla, y para amarla, es imprescincible conocerla.

8. INGRID NEWKIRK (1949-)


El nombre de esta defensora de los derechos de los animales tal vez no sea tan popular como el de la organización que lidera. Y es que Ingrid Newkirk es presidenta y cofundadora de PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), la organización más grande del mundo dedicada a esta misión. Considerada como una de las defensoras de los derechos de los animales más conocidas del mundo, Newkirk lleva más de 35 años llevando a cabo esta tarea, no sólo al frente de esta entidad. Defender los derechos de los animales puede incluir trabajos de sensibilización en temas como la no experimentación con animales, el no uso de animales para espectáculos de entretenimiento, el abuso, o la garantía de una muerte digna, por citar algunos de los ámbitos en los que aún existe la crueldad hacia el reino animal, en los que hay todavía mucho camino por recorrer. Newkirk nos recuerda en la web de PETA que es nuestra responsabilidad elegir aquellos productos de consumo en los que estamos seguros que no ha habido sufrimiento animal.

9. DIAN FOOSEY (1932-1985)


La zoóloga californiana Dian Foosey dedicó 20 años de su vida, entre los 60 y los 80, a estudiar la vida de los gorilas de montaña en Ruanda y el Congo. Lamentablemente pasó también a la historia por ser asesinada en 1985 en el Parque Nacional de los Volcanes de Ruanda, sin que a fecha de hoy se hayan podido descubrir los hechos que acompañan su muerte. Afortunadamente nos quedan algunos testimonios de su vida y obra, como la película protagonizada por Sigourney Weaver titulada “Gorilas en la niebla”, de 1988, pelicula inspirada en el libro de Foosey de 1983 con el mismo nombre. Su legado continua vivo y activo a través de la entidad Dian Fossey Gorilla Fund International. Según su página web, los cuatro pilares en los que se basa su trabajo son: la protección de los gorilas, la investigación científica de los gorilas y sus ecosistemas, la educación de la siguiente generación de científicos y conservacionistas en África, y la ayuda a la gente local en sus necesidades básicas, para que pueda seguir adelante y trabajar juntos.

10. BERTA CACERES (1971-2016)
Berta Cáceres fue una defensora del medioambiente que dedicó su vida a las comunidades indígenas de Honduras. Uno de sus victorias más importantes fue evitar la construcción de un polémico proyecto hidroeléctrico en el Río Gualcarque en manos de una compañia china, de valor sagrado para los habitantes de la zona y sobretodo imprescindible para su supervivencia. En 2015 su gran valentía y labor le hizo merecedora del Premio Ambiental Goldman. Sin embargo, su biografía quedaría tristemente truncada por su asesinato en su domicilio en marzo de 2016. En un artículo del País se confirmaba hace poco que Honduras es uno de los países más peligrosos para las personas que se dedican al activismo medioambiental, pues sólo en 2016 fueron asesinadas 14 personas. Desgraciadamente, el fenómeno no se limita a ese país, pues en todo el mundo los números ascendieron a 200 personas, sin contar otro tipo de lesiones, agresiones o amenazas, como indica dicho artículo. Vale la pena citar una frase clave de este artículo que resume la gravedad de la situación a nivel mundial: ” No tiene sentido ratificar tratados internacionales de protección del medio ambiente mientras en el interior de sus territorios hay individuos o grupos organizados que pueden atentar sin temor contra la vida de personas como Berta Cáceres”.

Para conocer un poco más de la vida de Berta y su obra, se está preparando un documental que se llamará “Berta soy yo”, el cual relata los últimos años de su vida y de su lucha, con testimonios que intentan esclarecer las oscuras circunstancias asociadas con su asesinato.

11. LEELA HAZZAH

La historia de Leela Hazzah es sin duda alguna otro ejemplo de amor por los animales. Leela dedica su vida a la conservación de los leones. Sus investigaciones la llevaron a Kenia, donde descubrió de primera mano que el conflicto existente entre los humanos y los leones podía llevarlos a su extinción. Por este motivo fundó la entidad “Lion Guardians“, cuyo mayor hito fue el de transformar a los guerreros másai, cuya cultura solía considerar al león como enemigo, en defensores de los leones, como podemos ver en este artículo de la CNN. Leela pasó un año viviendo con los Masai para comprender los motivos de su tradición. El león es un ser con gran poder simbólico, por lo que los jóvenes guerreros reciben un nombre de léon después de pasar una especie de rito de pasaje que consiste precisamente en matar un león. Es impresionante cómo Leela ha conseguido cambiar las dinámicas de estos grupos. Los ahora defensores de los leones reciben un sueldo por ejercer su trabajo, y consiguen su cometido estando atentos en su comunidad a la planificación de nuevas cazas, intentando convencerlos con argumentos de la importancia de la conservación de esta especie.

También colaboran con los autóctonos a nivel práctico: ayudando a fortalecer las medidas de defensa del ganado de los leones, los cuales suelen atacarlo, y cuyo hecho contribuye a una visión negativa del majestuoso animal. Los que han pasado de guerreros a defensores del león han conseguido a su vez mayor prestigio dentro de su comunidad, algo que hace un tiempo hubiera parecido ciencia ficción. El proceso de conversión a “defensores” incluye una formación que incluye la escolarización, para aprender a leer y a escribir. La transformación de los guerreros no deja de sorprender a la misma Leela, la cual resalta lo increible que resulta ver cómo estas personas que antes mataban a los leones, ahora son capaces de poner en riesgo incluso su propia vida por defenderlos de otros guerreros.

12 SYEDA RIZWANA HASAN (1968- )

Esta abogada y medioambientalista nacida en Bangladesh ha sido premiada con el Goldman Enviromental Prize en 2009 y el Ramon Gasaysay en 2012. Uno de los focos de su trabajo ha sido el de crear consciencia de los peligros de la práctica del “ship-breaking” o destrucción de barcos de modo no respetuoso. Los barcos que ya no son útiles para la navegación se destruyen para poder reciclar algunas de sus partes. En algunos países el desmantelamiento se realiza en condiciones que no siempre son respetuosas para el medioambiente, pues no se reciclan todas sus partes o no se tienen en cuenta los materiales que pueden ser contaminantes. La mayor parte se realizan en países como India, China, Pakistan o Bangladesh, en los que en ocasiones, la normativa no garantiza el desmontaje sin peligro para el medioambiente. Las consecuencias de estas malas prácticas, aunque localizadas en determinados puntos del planeta, tienen consecuencias nefastas para todos, pues la contaminación por vía marítima viaja con una rapidez increible. Los efectos secundarios de no separar las partes adecuadamente afecta también a los trabajadores que se dedican a este tipo de desmantelamiento, los cuales se ven expuestos a productos nocivos para su salud, sin tener derecho a ninguna reclamación al respecto, pues trabajan con frecuencia sin contrato ni derechos.

Rizwana es también la directora ejecutiva de la Bangladesh Environmental Lawyers Association (BELA), una empresa de interés público y se ha convertido en una líder del medioambiente en su país. El trabajo de Syeda nos habla del derecho de la gente a disfrutar de una calidad medioambiental del mismo modo que tienen el derecho de una vida digna.

Con esta idea que subyace el trabajo de Rizwana, cerramos el círculo con el que comenzaba el de Jacques Cousteau. Y es que mucha gente no sabe que uno de los objetivos que persiguió nuestro primer héroe fue el de intentar conseguir aprovar una ley que garantizara el derecho de una generación medioambiental de recibir en condiciones adecuadas el planeta en manos de la generación anterior, cuando en 1977 junto con su equipo, redacta la “Carta de los derechos de las generaciones futuras”.

En otras palabras, Cousteau nos recuerda algo que no podemos olvidar: la responsabilidad que tenemos la generación actual con respecto a la que nos sigue de dejar la Tierra en condiciones adecuadas, y de protegerla y cuidarla al máximo de nuestras posibilidades.

Su trabajo y el de estas 12 heroinas medioambientales nos dejan un importante legado, y un ejemplo de grandes biografías que pueden ser de gran inspiración para nuestros hijos, y para nosotros mismos. Especialmente en el caso de ellas, su ejemplo puede ser imprescindible además por un doble motivo: por la gran calidad e impacto de su trabajo, y por el hecho de ser mujeres, y de abrir camino en momentos históricos o contextos en los que tuvieron que luchar el doble por el hecho de serlo.

Al margen de que nos dediquemos a temas medioambientales o no, el trabajo de estas personas nos está recordando algo importante. Nos habla de la aceptación de la responsabilidad de nuestros actos y de sus consecuencias, y de la importancia de luchar por un ideal, si éste está al servicio de una vocación personal y a la vez de la humanidad.

Si sois padres o maestros, en esta lista de héroes encontraréis infinitas posibilidades de conectar estas biografías con materias como las ciencias, la geografía, la política, o la historia o el arte. Pero también contaréis con ejemplos vivos en los que vuestros hijos y/o alumnos podrán aprender lo mejor de lo que es capaz el ser humano: ser feliz y ser útil para otros al mismo tiempo.

Servicios relacionados

Si eres padre/madre o profesor y buscas recursos educativos de calidad, que puedan ser interrelacionados con materias como el arte, puedes contactar con Maria Folch, asesora educativa.

 

Tags:


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!