El valor educativo de salvar animales: una visita a la Fundación Santuario Gaia

El valor educativo de salvar animales: una visita a la Fundación Santuario Gaia

La Fundación Santuario Gaia nació hace siete años de la mano de sus fundadores Ismael y Coque. Situado en Camprodon, en Cataluña, se trata de uno de los 20 santuarios de animales que hay en España, según podemos ver en este artículo de Infoanimal 

Una de las actividades principales del Santuario Gaia es el rescate y cuidado de animales considerados de granja, principalmente aquellos que han sido víctimas de maltrato o abandono.  También pueden llegar por otras causas: inundaciones, incendios, caídas desde camiones, etc. Allí reciben la atención necesaria para que puedan disfrutar de una vida digna, en un entorno de ensueño, rodeados de ríos, prados y montañas, hasta el fin de sus días.

Una visita a la Fundación Santuario Gaia

Fundación Santuario Gaia

En la visita en la que he participado, había personas de todas las edades y de distintos lugares de España, las cuales habían reservado la visita con varios meses de antelación. Y es que cada vez son más las personas que sienten curiosidad por el proyecto o se vinculan a él. 

Lo primero que hay que resaltar es el tiempo que se dedica a los visitantes: unas tres horas. Un tiempo en el que en este caso Lia, como representante de Gaia y responsable de voluntariado, nos ha dado todo tipo de explicaciones, con gran sensibilidad hacia los animales y a la vez hacia las necesidades de los visitantes.

Desde el primer momento en que se entra en contacto con el equipo de Gaia, se percibe un cambio de paradigma en la visión y trato hacia los animales de granja, que son aquellos que tradicionalmente se han considerado al servicio del hombre.

Las indicaciones iniciales que ofrecen al grupo ya empiezan a dar una pista del tipo de relación que tienen con los animales. Piden en primer lugar respetar el espacio de los animales, porque algunos de ellos, al haber sido maltratados, pueden tener miedo de los humanos. Sin embargo, en esta visita muchas especies de animales se han mostrado abiertas a la interacción tranquila con personas, como por ejemplo, el grupo de las cabras.

En el área donde conviven distintos tipos de cerdos, hemos podido ver cómo disponen de casitas de madera y de una gran extensión de campo libre. Hemos escuchado todo tipo de explicaciones sobre sus cuidados y hemos descubierto que comen nada más y nada menos que ¡600 kilos de fruta y verdura a la semana!

Durante la visita, cuando hacen referencia a un animal o “habitante” en concreto, lo llaman por su nombre. Todos los animales tienen nombre propio, y es posible conocer una parte de su historia personal: cómo llego al santuario, a qué edad, en qué condiciones de salud, y cómo se ha desarrollado su vínculo con los cuidadores y con los otros animales.

Cosas que es posible aprender sobre los animales en este espacio

Los animales, también los de granja, pueden crear vínculos con sus cuidadores. Cuando se visita el espacio, sorprende la relación de confianza que se establece entre cuidadores y muchos de los animales. El vínculo con los animales de granja en este espacio tiene mucho en común con el que podemos ver de manera cotidiana entre humanos y animales domésticos, como perros y gatos.

Fundación Santuario Gaia

La capacidad de resiliencia de cada animal es distinta. Algunos superan sus traumas, otros no. Del mismo modo, la capacidad y tiempo de adaptación a un nuevo espacio también es distinto en cada habitante, y es respetado de manera individual.

La socialización de los animales individual y grupalmente cambia muchísimo y no es previsible. Algunos habitantes establecen una relación de apego con otros muy especial. En otros casos, tienen que ser cambiados de contexto porque no encajan con sus compañeros, mientras que en el nuevo grupo su socialidad se desarrolla sin conflictos.  

Fundación Santuario Gaia

Los animales con enfermedades o minusvalías pueden llegar a curarse o mejorar, y terminar su vida de manera digna. Incluso en el caso de enfermedades incurables, en Gaia se acepta al animal tal y como es. En el caso, por ejemplo, de que no pueda volver a caminar, se le acoge en esas condiciones, para que pueda vivir el resto de sus días acompañado y disfrutando del tiempo que le quede (que pueden ser años en muchos casos) en libertad e inmerso en un ambiente lleno de cariño. 

Los animales tienen sentimientos. No se trata de entrar a debatir en qué se diferencian los sentimientos humanos de los animales, sino de constatar que los animales crean apegos entre ellos, por lo que sienten algo parecido a la tristeza ante las separaciones y las pérdidas. Una experiencia que se ha observado en el Santuario han sido la reacción de las vacas cuando llegan al espacio después de haber sido separadas previamente de sus terneros en los lugares de procedencia. Éstas lloran durante varios días la pérdida de sus hijitos. 

Cuando un compañero de un animal fallece, el otro siente la pérdida y puede mostrarlo de manera visible, como en el caso que ahora os contaré. En un momento de la visita, Ismael, uno de los fundadores nos ha comunicado la muerte de una poni, Victoria, con lágrimas en los ojos. 

Fundación Santuario Gaia

Samuel, un enorme toro, esta mañana, justo después de la muerte de la poni Victoria, rechazaba participar en su habitual paseo por el prado para velar el cuerpo sin vida de su compañera. Los visitantes del grupo hemos sido testigos de cómo el bellísimo animal estaba efectivamente haciendo guardia en la puerta del establo de Victoria. 

Esta bella poni, cuya historia podéis leer en el blog de Gaia , fue utilizada por un feriante para entretener a niños durante un tiempo. Luego fue abandonada por su dueño porque dejó de serle útil, atándola sin que pudiera moverse, y produciéndole una atrofia en sus extremidades.  

El precioso gesto de fidelidad de Samuel y de sus cuidadores, que nos contaban cómo habían pasado la noche en vela, devuelve a la poni Victoria la dignidad perdida durante su vida. La foto del toro Samuel velando a la poni Victoria me parece una imagen de gran belleza y que resume la labor del Santuario Gaia.

Cómo colaborar

Donaciones y apadrinamientos

La Fundación Gaia depende hasta la fecha de fondos privados. Es posible hacer donaciones puntuales o bien ser socio. También se puede apadrinar un animal. En nuestra visita hemos podido ver a varios padrinos interactuar e interesarse por animales a los que estaban ayudando.

A través de las redes sociales podéis conocer las historias de los habitantes que viven en el Santuario, como la de Victoria y Samuel.

Visitas

Es necesario escribir por avanzado para programar una visita al espacio. Las plazas son limitadas. Es una gran oportunidad para poder conversar con los responsables del proyecto, y escuchar de primera mano su historia y la de sus habitantes. Si sois padres o profesores, visitar Gaia puede ser una gran experiencia educativa, especialmente para los niños con suficiente edad para comprender la importancia de la labor que realizan.

Voluntariado

También existe la posibilidad de colaborar con el proyecto como voluntario, participando en el día a día de la vida de los animales. Es un voluntariado muy intenso porque hay que trabajar en condiciones climáticas de lo más diversas, y hay que estar dispuesto a hacer trabajos que son duros. Pero es también muy gratificante. Ver cómo se establecen vínculos entre las personas y los animales en primera persona, y cómo se lleva adelante el proyecto puede ser muy inspirador si sois amantes de los animales o trabajáis en algún ámbito relacionado con ellos.

Activismo

La Fundación Santuario Gaia, aunque es apoyada por socios y simpatizantes con todo tipo de dietas, se define como un proyecto de promoción también del veganismo. Sin embargo, durante las visitas el foco de atención se centra sobre todo en el bienestar animal y la dignificación de su vida.

Me ha llamado mucho la atención el modo en que describen su labor. Su lenguaje está exento de juicios y de rencor, y refleja, por el contrario, el respeto y humildad con el que realizan su trabajo.

En su página web es posible colaborar en una campaña europea en contra de la ganadería intensiva, llamada “No más Jaulas”, en contra de aquellas prácticas en las que los animales se crían en condiciones denigrantes, y que está tratando de influir al máximo en los legisladores europeos.

En este sentido, el espacio Gaia se presenta como un espacio que respeta diferentes posiciones ideológicas, pero denuncia firmemente cuáles son los límites que es necesario establecer en la explotación animal para uso alimentario. 

Si queréis saber más sobre la campaña, aquí tenéis el link

Sinceramente ojalá existieran más lugares como este Santuario. Para mí representan un ejemplo de respeto profundo y dignificación de la vida de los animales.

Creo imprescindible acercar a los niños a realidades como esta para que, sea cual sea el lugar que ocupen en el mundo, lo hagan desde el respeto a la naturaleza y a sus habitantes. 

No se trata de que todos los niños tengan que ser activistas o fundadores de proyectos de este estilo, sino de que la ética del respeto a la naturaleza y a los seres que la habitan, forme parte de su modo de relacionarse con el mundo, y no se considere algo opcional o simplemente una moda.

De este modo no repetiremos los errores que como humanidad nos han llevado a vivir en profundo desequilibrio con nuestro medio natural a tantos niveles y construiremos juntos un nuevo paradigma en sintonía con la naturaleza y todos los seres que la habitan.

Servicios asociados

Maria Folch. Artista, educadora artística licenciada en Bellas Artes y asesora educativa formada en Crianza Natural y Pedagogía Waldorf. Ha vivido dos años y medio en NY y vive desde hace varios años en Reggio Emilia, Italia.

Consultas privadas para familias o profesores sobre creatividad infantil.

Asesoramiento para familias sobre cómo utilizar materiales reciclados de modo creativo, uniendo creatividad y sostenibilidad (tela, lana, papel, cartón, etc.)

Creación de contenidos curriculares que unan el arte y la ecología para centros educativos.

Charlas para escuelas o profesores para incorporar la sostenibilidad de modo creativo en el currículum, o generar pensamiento crítico en los jóvenes a partir del análisis de la imagen visual y publicitaria.

Más información en  www.mariafolch.com.

Contacto: 

Email: maria@mariafolch.com

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!