Juegos educativos para niños con los que los adultos también pueden aprender

Juegos educativos para niños con los que los adultos también pueden aprender

Jugar. Ese término tan íntimamente relacionado no solo con la infancia, sino con el ser humano en su totalidad. Estamos hablando de una actividad que tiene muchísimo que ver con el aprendizaje y el conocimiento del mundo, pero también con otros aspectos humanos como el placer, el vínculo, y la socialidad.

Cuando pensamos en juegos adecuados al mundo infantil, obviamente tendríamos que hacer antes de nada una categorización basada en las etapas del juego infantil y en el tipo de juego.

Existe una gran cantidad de modos de jugar, con o sin materiales de juego, como te contaba en este post dedicado al tema de jugar sin juguetes.

Si bien es cierto que, sobretodo cuando los niños son muy pequeños, son necesarios muy pocos juguetes estructurados, en cambio, cuando crecen y son capaces de seguir juegos con algunas normas, se abre todo un mundo de posibilidades en cuanto a juegos diseñados se refiere.

Una de las tipologías de las que os quiero hablar hoy es precisamente la de los juegos educativos, los cuales podemos usar para enseñar cosas concretas de manera lúdica y creativa, y que pueden servir para apoyar determinados aprendizajes.

Y es que hoy en día podemos encontrar maravillosos juegos que son en realidad materiales educativos que además de ayudar en nuestra tarea de fomentar el aprendizaje, nos permiten crear oportunidades para cuidar del vínculo con nuestros hij@s y alumn@s.

He aquí una pequeña selección de 4 juegos educativos con los que los adultos también pueden aprender también una gran cantidad de cosas, que no os dejarán indiferentes.

1. EduYoga

Lo confieso. Compré este juego antes de saber si lo iba a usar con niños o no. Y es que este juego es ideal no sólo para niños, sino para que los adultos recordemos también las asanas de manera rápida y fácil. El formato flashcards es ideal para manejarlo con facilidad y robar esos minutos al día para cuidar nuestra salud y proporcionar a los niños un ambiente en el que, si lo desean, pueden añadirse a nuestras prácticas diarias.

Lo que me gusta del juego -además del formato- es que está escrito con un lenguaje comprensible, y fomenta de manera muy natural la curiosidad por la práctica del yoga y el conocimiento del propio cuerpo, proporcionando un marco de experimentación maravilloso para explorar también nuestros hábitos posturales.

Me gusta el juego porque puede fomentar momentos de relajación, diálogo y confianza en grupo entre adultos y niños y también cuidar de la salud a nivel preventivo.

2. Dominó de comercio Justo Ekilikuá

Si sigues el blog Ebeca, sabrás que uno de sus objetivos es fomentar la relación entre la creatividad y la sostenibilidad.

Este dominó de Ekilikuá es un ejemplo de cómo podemos comenzar a introducir a los niños en el tema del consumo consciente, sin necesidad de desvelarles toda la complejidad del tema del comercio internacional de golpe, sino progresivamente.

Tal vez cuando son muy pequeños jueguen solamente al dominó a partir de la búsqueda de imágenes idénticas, pero con el tiempo podremos, a partir de un juego que les será familiar, ir compartiendo algunos conceptos muy sencillos sobre sostenibilidad y comercio ético.

Es posible enseñar a los niños poco a poco comercio justo a través del ejemplo, comprando determinados productos, e involucrándoles en las compras familiares, enseñándoles, por ejemplo, a leer las etiquetas de lo que compramos.

Si además utilizamos este juego, les ofreceremos la oportunidad de ir acercándose a este tema del consumo responsable de manera lenta, lúdica y progresiva. Y al hacerlo en familia, les haremos partícipes de nuestros valores de manera creativa, permitiéndoles participar en la vida y decisiones de la familia, y respondiendo a su necesidad de pertenencia.

Otro punto a favor es que el juego es de producción local y realizado con papel reciclado. No podía ser de otro modo, tratándose de un juego de Ekilikuá.

3. Emötiö

Un juego para avanzar en lo que podemos llamar la alfabetización emocional, o conocimiento progresivo del mundo de las emociones, y para crear relaciones de confianza. Es un juego muy versátil, pues puede utilizarse en familia o en la escuela, y en diferentes edades.

Cada carta tiene el nombre de una emoción y una imagen. Aunque algunas emociones son complejas de reconocer sólo con el dibujo expuesto, ayuda mucho el hecho de que las ilustraciones sean bonitas, y vayan acompañadas de una especie de catálogo donde se definen de manera sencilla las emociones que en ellas se representan.

El juego incluye una serie de dados, que permiten que, con unas normas sencillas, hablemos de emociones a partir de diferentes técnicas: compartiendo relatos, inventando historias, o definiendo con mímica situaciones donde hayan sido vividas. El reglamento es fácil de seguir; lo más complicado es, en realidad, comprender la emoción en sí, porque el desarrollo de la consciencia y conocimiento de las mismas es un proceso que lleva años en el niñ@.

Lo que me gusta del juego es que verdaderamente ayuda a ampliar el nombre de las distintas emociones y a distinguir los matices entre emociones parecidas. Lo veo más adecuado para niños que puedan comprender y distinguir los matices entre las emociones presentadas. Es posible usarlo eliminando emociones más complejas, o comenzar familiarizándonos con el material, sin comenzar a usarlo como juego en sí.

Un juego que puede ser de ayuda para crear momentos de vínculo y confianza entre grandes y pequeños o también entre iguales.

4 Le carte di Gabrina

Este último juego que os comparto, lo podéis encontrar en italiano. Descubrí este juego de cartas de Gabrina en un huerto en la ciudad de Reggio Emilia. Se trata de un juego Memory de parejas de cartas cuya temática es, aparentemente, la botánica.

Y digo aparentemente, porque el nombre en sí nos remite a un personaje histórico de la ciudad: Gabrina degli Abeti, una herbolaria y curandera reggiana que fue procesada por haber fabricado “pócimas” de amor.

Así pues, nos encontramos ante un memory con preciosas ilustraciones, que no sólo nos hablan de las características botánicas y curativas de las plantas, sino de la historia de una de tantas mujeres cuyo trabajo quedó durante años en el olvido, y de la relación que históricamente hemos tenido con la naturaleza y nuestra capacidad de curarnos con ella.

Un tema pues, el de la botánica, increíblemente rico de matices en el que cada uno puede profundizar cuanto desee, y que puede abordarse desde distintos puntos de vista según la edad. El homenaje de este juego a Gabrina abre todavía más el campo de posibilidades para tirar del hilo del uso de las hierbas en la historia, el mundo femenino y la medicina.

Este juego pues, puede ser utilizado también con distintos fines; entre ellos, el estudio de especies botánicas, la prevención de la salud y el cuidado de los sentidos. De este modo los niños descubrirán desde muy pequeños que la naturaleza puede ser una aliada para su salud, y en consecuencia, será muy probable que a su vez se conviertan en sus defensores de manera natural.

Combinar el cultivo de plantas, con salidas a la naturaleza, y el estudio con materiales educativos como este, pueden crear durante la infancia experiencias sumamente educativas, sino también nutritivas a nivel sensorial y emocional.

Ilustrado por Elisa Pellacani y textos de Adriana della Seta, ha sido creado gracias a la Associazione Gramigna.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo si piensas que puedes ser interesante para alguien de tu entorno.

Y si quieres profundizar más en recursos creativos y educativos, este otoño vas a tener una oportunidad de profundizar en el mundo del juego infantil y del vínculo la nueva formación “Crear, jugar, amar”.
Un curso para profundizar en la comunicación con los niños en la etapa 0-12 que te ayudará a construir un clima creativo en familia o en tu escuela, donde el vínculo y la confianza estén en el centro.

Si deseas ser el primero en recibir información sobre esta formación y todos los recursos gratuitos que comparto, subscríbete a mi newsletter, y serás el primero en enterarte. Además ahora te llevas gratuitamente un video con 5 claves además para cuidar de tu creatividad.

SOBRE LA AUTORA

Maria Folch. Artista, educadora artística, terapeuta de flores de Bach y Reiki, asesora formada en Crianza Positiva y Pedagogía Waldorf. Vive y trabaja en Reggio Emilia, Italia. Realiza formaciones y asesoramientos a personas individuales, familias o escuelas en las que une recursos creativos en versión sostenible, y de crecimiento personal. Divulgadora a través de este blog www.ebeca.org, y del Podcast “Creatividad Consciente”, en Ivoox y Spotify.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

Accede gratis a este video al dejar tus datos

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!