Entrevista al proyecto Camilla: el supermercado cooperativo de Bolonia inspirado en la Food Coop de NY

Entrevista al proyecto Camilla: el supermercado cooperativo de Bolonia inspirado en la Food Coop de NY

Desde que conocí el proyecto Park Slope Food Coop de Brooklyn, NY,  quedé completamente impresionada por su funcionamiento y eficacia. Se trata de un proyecto cooperativo que supone otro modo de comprender nuestra relación con la comida y los agricultores. Un supermercado que es un lugar donde comprar comida ética y sana y a la vez donde vivir una experiencia social basada en la cooperación. La podéis conocer en este artículo. También os hablé de otro  proyecto en NY, la Lefferts Food Coop, y de la Louve en Paris.

En esta ocasión, os presento el proyecto Camilla, la Food Coop versión italiana que llegó a Bolonia después de cosechar la experiencias de las cooperativas americanas y europeas. El resultado es un proyecto exquisitamente cuidado en su selección de productos, sostenido por una comunidad de consumidores sensibilizados con la ecología que han hecho posible su establecimiento en Bolonia.

Espero que disfrutéis de esta entrevista y fotos que transmiten la particular mezcla de tradición, compromiso y cooperación de este precioso proyecto cooperativo.

¿Cuándo nació la idea de abrir un supermercado cooperativo?
Nació en 2016 a partir de los participantes del Grupo de Compra Solidaria «Alchemilla» que opera en la ciudad de Bolonia.

¿Cuál es la diferencia entre un supermercado cooperativo y un grupo de compra?
La diferencia fundamental desde un punto de vista práctico es tener un espacio fijo donde poder administrar los productos (almacén y distribución) y una mayor facilidad de uso para más personas. Gracias a esto, existe la posibilidad de unir a más gente en torno a esta idea, algo que no pudimos hacer en el grupo de consumo. Al menos esta fue nuestra experiencia …

¿Cuáles fueron sus modelos cooperativos? Supongo que conocéis la Park Slope Food Coop en Nueva York, o La Louve en París.
Primero leímos sobre Park Slope y estudiamos su modelo. Luego supimos que había experiencias similares en Europa y contactamos con ellas. En particular, nos pusimos en contacto (y visitamos directamente) Bees Coop en Bruselas, también gracias a la disponibilidad de Enrico, un chico italiano y uno de los fundadores de esta cooperativa en Bruselas.

Camilla, como Park Slope y Bees, prevé que solo los miembros puedan comprar los productos, que todos los miembros pongan a disposición de la Cooperativa 2 horas y 45 minutos de su tiempo cada 4 semanas, y que los precios sean los mismos para todos.

¿Cuál es la diferencia con el proyecto Park Slope Food Coop en Brooklyn, Nueva York?
La principal diferencia radica en el tipo de productos que elegimos para nuestro “emporio”. De hecho, todos provienen de la agricultura biológica (no necesariamente certificada por un tercero) para alimentos y productos sostenibles y ambientalmente libres de productos nocivos para cosméticos y detergentes.

Estamos experimentando con nuestro «Sistema de Garantía Participativa» (o PGS, Sistema de Garantía Participativa en inglés y en la literatura disponible) que nos llevará a conocer a los productores y su forma de trabajar y que también tiene como objetivo aumentar las habilidades y la participación de los miembros. De esta manera, la verificación de la calidad de un productor se convierte en un asunto y responsabilidad directa de la comunidad de miembros de la cooperativa Camilla, pudiendo pasar la certificación de terceros (la que tiene la hoja verde en la etiqueta).

¿Cómo tomásteis la decisión de elegir el vecindario donde crear la Camilla?
Es uno de los barrios donde nuestro grupo de compras ya estaba activo y donde sabíamos que encontraríamos una primera respuesta a nuestro proyecto, con un cierto número de personas involucradas ya desde comienzo del proyecto. También es un barrio históricamente popular y formado por familias y estudiantes heterogéneos, tanto italianos como extranjeros.

¿Cómo fue la recepción del proyecto en Bolonia?
Muy bueno, gracias al interés suscitado por las muchas reuniones organizadas con diferentes realidades de la ciudad, y también gracias a artículos y entrevistas publicados en medios locales y nacionales.

¿Con cuántos miembros contáis ahora? ¿Y socios sostenedores?
Actualmente somos 524 miembros cooperantes. Los miembros sostenedores se activaron para recaudar capital en la fase inicial de la cooperativa. Así recaudamos 27,000 € en «préstamo» durante 3 años, lo que nos permitió no utilizar bancos para financiar la creación las actividades.

¿Cuáles son las características socioeconómicas y culturales de sus miembros?
E n esta primera fase se han adherido sobretodo personas que ya conocen nuestro «mundo», pero la base se está expandiendo progresivamente. Podemos decir que todavía existe una cierta «homogeneidad», compuesta por personas con un alto nivel de educación y una edad promedio bastante alta (alrededor de 50 años).

Entre nuestros objetivos, incluidos en los estatutos de asociación y en los que un grupo de miembros ha comenzado a trabajar específicamente, está precisamente la ampliación de la base social. Planeamos dirigirnos a estudiantes y personas con una disponibilidad económica inferior al promedio de diferentes maneras, que son sensibles a nuestros problemas y para quienes estamos estudiando fórmulas que faciliten el acceso a nuestra Cooperativa. Las acciones que estamos estudiando comenzarán en particular en el vecindario donde se encuentra nuestro emporio.

¿Qué tipo de productos habéis elegido y con qué criterios? ¿La oferta le permite hacer todas las compras en el supermercado?
Los criterios, como se mencionó anteriormente, son la producción biológica y sostenible, principalmente de pequeños productores campesinos. Comenzamos con algunos productos: frutas, verduras y quesos frescos, harina, legumbres, pasta, vino y cerveza, aceite de oliva, jabones y detergentes. Nos basamos principalmente en lo que podían ofrecer los fabricantes conocidos y confiables. Hemos ampliado gradualmente la oferta experimentando con nuevos productos y fabricantes y evaluándolos sobre la base de la aprobación de los miembros.

Compramos, como está escrito en nuestros estatutos, en la mayoría de los casos directamente de los productores. Solo usamos un par de pequeños distribuidores, que nos ayudan a cubrir algunos productos y a que estos precios sean más accesibles.

Después de unos meses, también incluimos los productos a granel, ampliando rápidamente la oferta. Estos productos han sido un éxito (hoy tenemos 50 productos a granel) gracias a razones ambientales (no hay embalaje y se puede usar el contenedor propio) y el precio ( incluso se puede comprar una pequeña cantidad de estos productos y el precio unitario es un poco más bajo que el paquete completo más pequeño). También hemos agregado recientemente, bajo pedido, carne bovina y pollo.

El objetivo es cubrir toda la compra de los miembros. Algunos ya la realizan; otros no. Para que cada vez más miembros lo hagan, es necesario tiempo y deseo de cambiar nuestros hábitos: no debemos olvidar que durante al menos 30 años hemos vivido en el casi monopolio de las cadenas de supermercados que ofrecen todo, durante todo el año y a todos los precios.

¿Cuántas horas al mes es necesario que trabajar? ¿Es posible concentrar el trabajo en menos tiempo en algunos casos especiales?
El tiempo de trabajo es de 2 horas y 45 minutos cada 4 semanas, según un turno fijo. Existe un reglamento que brinda muchas posibilidades en caso de problemas o necesidades específicas, como intercambiar el turno de uno con otro miembro / o ser insertado como trabajador «comodín» y decidir de vez en cuando qué turno cubrir. De manera puntual, además, con motivo de iniciativas extraordinarias (por ejemplo, apertura prolongada en un día especial o el inventario de productos) lanzamos una llamada a los miembros para turnos adicionales que pueden cubrir las deudas de turnos de cualquier miembro.

¿Habéis pensado en desarrollar algún proyecto social en relación con el barrio?
(Respondimos en parte en la pregunta sobre «características socioeconómicas y culturales de sus miembros»). Uno de nuestros objetivos gira en torno a la relación con el vecindario. Sin embargo, nuestra ciudad también ofrece una buena accesibilidad a quienes viven no muy cerca de la tienda, gracias a una buena red de bicicletas en el área y al transporte público, por lo que permanecemos conectados a mayor escala.

¿Cuáles son vuestras expectativas en términos de crecimiento del número de miembros necesarios para apoyar el proyecto a medio plazo?

A finales de 2019, el número de miembros (524) resultó ser un poco más bajo de lo que esperábamos, pero está bien así, porque el trabajo a realizar para esa consolidación debe centrarse tanto en el número de socios como en la conciencia de los propios miembros. Del mismo modo que es importante tener un cierto número de miembros, también lo es que aumenten gradualmente el volumen de sus compras, para que la Cooperativa sea económicamente sólida.

Por otro lado, también es importante que los miembros «nuevos» vayan llegando, como signo de aumento de la diversidad social, aunque en algunos casos compren poco, pero que sean un signo de expansión de nuestra base social.

¿Cómo fue la experiencia a nivel personal?
Hemos comprendido muchos de los aspectos positivos que puede aportar este proyecto, además de la oportunidad de comprar productos de alta calidad y apoyar proyectos importantes. Los aspectos vinculados a las relaciones entre los miembros y las oportunidades de crecimiento de cada uno de nosotros han sido numerosos. El aspecto social y de relación es precisamente el desafío más importante al que nos enfrentamos y a la vez el que mantendrá nuestra cooperativa en funcionamiento.

Cada uno de nosotros miembros tiene la oportunidad de desarrollar y poner a disposición sus mejores energías mientras presta atención al mismo tiempo a la relación con los demás. Tenemos la suerte de compartir un espacio común (físico y de pensamiento) que, con la situación social y política actual, es fundamental para crear confianza y caminos innovadores distintos al del modelo dominante, basado aún en la explotación de las personas y del medio ambiente.

¿Recomendaríais abrir un supermercado cooperativo en cada ciudad? ¿Cuáles son las reflexiones y experiencias más importantes que puede aportar este tipo de proyecto?

¡Desde luego que si! Como hemos expresado en todas las respuestas anteriores, una experiencia cooperativa de este tipo puede tener varios objetivos importantes: poner en práctica nuevas formas de economía y de apoyo para los productores más responsables, y experimentar nuevas formas de socialización y cooperación entre las personas.

Pensamos que estos grandes propósitos son suficientes para animar a aquellos que están pensando en crear proyectos similares. Desde Camilla, hay y habrá un apoyo total, incluso práctico y operativo, para compartir lo que ya hayamos experimentado. A todas las realidades que auténticamente, desde abajo y en la autogestión, quieran embarcarse en esta aventura les decimos… ¡Ánimo!

 

Links

Food Coop, el secreto del proyecto

Si te ha sido útil este artículo, o algún otro del blog, desde «Buy me a coffee» (invítame a un café) puedes apoyarlo con una pequeña cantidad equivalente al precio de un café. Contribuirás para que se sostengan las tareas de mantenimiento y elaboración de contenido, y continúe su labor de divulgación. ¡Mil gracias!

Buy Me A Coffee



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!