Consumo consciente y creatividad infantil

Consumo consciente y creatividad infantil

Los que conocéis el blog sabéis que intento poner en relación ecología, educación y creatividad. Por ello hoy quisiera hablaros algunas de las ventajas de promocionar un consumo consciente en niños. Veremos cómo, si somos capaces de crear alternativas a la compra, aprenderán a relacionarse de modo distinto con la materia, y podrán desarrollar herramientas creativas para cubrir la necesidad que generó su deseo inicial, si ésta era auténtica.

 ¿Me lo compras?

 

Esta es la frase ante la que más tarde o más temprano nos encontramos cuando un niño/a o adolescente nos está proponiendo adquirir algo en una tienda.

El bombardeo al que están sometidos los niños hoy en día es enorme, incluso en un simple supermercado. Galletas, dulces, cereales y caramelos de todas las formas, colores y sabores generan, con sus llamativos envoltorios, mensajes de autocomplacencia a los que incluso un adulto le cuesta sucumbir.

Y es así en todos los ámbitos: productos de papelería súper atractivos, juguetes, disfraces, libros…  La lista de productos dirigidos a ellos es interminable.

La infancia se ha convertido en un segmento específico de marketing, y por ello es destinataria de mensajes con el objetivo de crear necesidades que no son reales.

La mejor herramienta para evitar compras innecesarias es la prevención y la educación.

Algunos consejos útiles para la prevención, sobre todo con los más pequeños:

  • Lo mejor para evitar con las peleas por peticiones de compra no deseadas es intentar no meterse «en la boca del lobo». Hay tiendas que son una tentación para los pequeños (y yo diría que hasta para los grandes), y que no tiene sentido frecuentar con ellos, almenos hasta que no hayan alcanzado una cierta edad o autocontrol.
  • En el caso de productos alimenticios, es mejor no ir comprar cuando tienen hambre. En caso que no podamos elegir el horario, podemos preparar algún tentempié que puedan comer mientras hacemos las compras.
  • Hablar con ellos antes sobre lo que vamos a comprar, involucrándolos en el proceso de compra, pidiéndoles ayuda con la lista de la compra, yendo a las estanterías a buscar productos. (Todo siempre dependiendo de la edad que tengan).
  • Ser un ejemplo para ellos, intentando ser coherentes también en nuestros propios hábitos de compra.
  • Cuando no es posible trabajar a partir de la prevención, lo ideal es que el adulto haga las compras solo.

La tolerancia a la frustración delante de una negativa de una compra tiene mucho que ver con otros aspectos, como los límites y ritmos que cada familia establece según su concepto de celebración y normalidad.

En realidad si un niño está acostumbrado a que en casa se compran cosas extraordinarias sólo en ocasiones puntuales, como celebraciones, o bien a partir de una verdadera necesidad (cuando algo se rompe, por ejemplo), será mucho más tolerante a los «noes».

La cultura del consumo se va creando en casa, y obviamente, con el tiempo, en otros ámbitos sociales como la escuela. Por ello, los hábitos de la familia y la coherencia de los adultos que acompañen a los niños, serán el apoyo que necesitarán para tolerar la frustración de sus deseos de compra no satisfechos.

Educando en consumo responsable. Los tres mensajes básicos: cuidado de la salud, medioambiente y derechos humanos.

 

Es posible desde bien pequeños transmitir a los niños que no todo lo que está en el mercado tiene iguales características y procedencias. Aunque no lo entiendan del todo, podemos enseñarles a leer etiquetas y/o a transmitirles mensajes sencillos, que se traduzcan en acciones claras y criterios de compra comprensibles.

Podemos transmitirles a través del ejemplo y nuestras elecciones de compra, la importancia del cuidado de la salud, del medioambiente o de los derechos humanos.

Estas son algunas de las elecciones que nos conducen hacia un consumo más responsable:

  1. Productos al granel o con la menor cantidad de packaging innecesario, y de características compostables o reciclables.
  2. Alimentos saludables: cultivados biológicamente y con menor cantidad de aditivos o productos nocivos para la salud.
  3. Productos éticos y/o solidarios: en los que los productores han recibido un salario digno, o se apoyan proyectos sociales, o enlos animales han sigo cuidados, etc.
  4. Compras locales y/o procedentes de artesanos que custodian el patrimonio del saber de una profesión o protegen la biodiversidad y vida en pequeñas poblaciones.

Añadir información progresivamente

Podemos ir esperando a que lleguen las preguntas a medida que vayan creciendo, y con el tiempo, complementar las explicaciones.

Tal vez en no sea necesario hablar de esclavitud infantil con todos sus detalles a un niño menor de siete años. Podría ser suficiente ser testigo de nuestro ejemplo en positivo, y una breve explicación acerca de quien produce un determinado producto: «compro este chocolate porque sus agricultores vivirán mejor, tendrán un mejor sueldo que los de aquel otro chocolate, aunque sea más caro».

Cada uno puede elegir, según su visión de la infancia, hasta dónde quiere dar explicaciones en cada edad.

Es importante tener en cuenta no generar en el niño preocupaciones innecesarias, ni transmitirles una visión del mundo como un lugar negativo antes de haber desarrollado una verdadera confianza interior en el ser humano.

Sí que podemos transmitirles que lo que compramos viene de algún lugar, y lo ha producido alguien. Detrás de cada producto hay seres humanos, y consecuencias para el planeta, con lo cual es importante elegir con  responsabilidad.

Lo ideal, cuando es posible, es llevarles a visitar, lugares positivos, en los que se produzcan los productos que compramos. Cuando elegimos productos de proximidad es infinitamente más fácil desarrollar consciencia de todo el proceso que acompaña un producto: desde la producción a la venta.

En definitiva, incluso si son pequeños, y aunque no lo entiendan todo al inicio, con pequeñas explicaciones, experiencias positivas y coherencia en nuestras compras, les llegará el mensaje de que comprar cosas es un acto consciente y no impulsivo, que tiene como objetivo cubrir necesidades reales y no impuestas por otros, y a través del cual podemos ayudar incluso a otros seres humanos.

Obviamente las excepciones y las emergencias existen. Hay días en los que comparemos productos más «convencionales» por falta de tiempo, por limitaciones económicas, por otras circunstancias ligadas a la falta de oferta en el lugar en el que vivimos, o porque un producto en concreto no lo encontramos en su versión ideal.

Por ello, tal vez no siempre consigamos cumplir los 4 puntos del consumo responsable. Es suficiente tenerlos en cuenta en nuestras compras, e intentar buscar el modo de tender hacia ello para que realmente se conviertan en un ejemplo claro y coherente para los más pequeños.

También conviene recordar que la convivencia con personas que no están consumiendo en esta línea es natural, porque en el mundo hay distintos niveles de sensibilización con respecto a la ecología. Estamos viviendo un momento de transición.  Es importante acompañar a los niños en el este proceso de decisión de un consumo más responsable siempre desde la óptica del «no juicio» y el respeto hacia quienes no lo realizan.

Porque si bien el reto educativo inicial es el de evitar las compras innecesarias, será incluso más importante el de respetar a las personas que siguen otros modelos de consumo. Dejo el tema de comunicación respetuosa y diferencias educativas para otro post por que sino sería muy largo;)

Lo que ganan los niños cuando decimos «no» a la compra

Pues aquí llega el contenido educativo-creativo. ¿Qué obtienen los niños cuando decimos «no» a determinadas compras y tienen que afrontar la frustración? Las posibilidades que se abren ante un «no» son muchísimas. Pueden aprender fundamentos de alimentación, salud, reciclaje, economía, etc. Y no sólo eso.

Porque en el momento en el que aceptan que no pueden obtener el objeto deseado, puede ser que decidan fabricarlo ellos mismos. Y el no, que aparentemente es una puerta cerrada, en realidad es la clave de acceso a  un mar de nuevas posibilidades.

En la construcción de alternativas realizadas en casa de manera personalizada, incluso con materiales sencillísimos, aprenden cosas que les serán de gran utilidad en la vida.

 Aquí tenéis una lista:

  • Mayor tolerancia a la frustración
  • Menor dependencia de lo material
  • Desarrollo de la autoestima por la realización de alternativas realizadas con las manos
  • Sentimiento de ser capaz, de hacer cosas útiles
  • Desarrollo del juego imaginativo no basado en objetos súper estructurados
  • Disfrutar de los beneficios de la realización de actividades artísticas (desarrollo de la imaginación, psicomotricidad fina, etc.).
  • Aumento de la capacidad de resiliencia y de creación de alternativas
  • Vivir experiencias de ser capaces de crear nuevas realidades
  • Aprender que hay mil modos de cubrir una necesidad, no sólo la que pasa por el cajero
  • Potenciación de la fuerza de voluntad y la paciencia
  • Participar de experiencias de creación de proyectos que se alargan en el tiempo
  • Crear actividades para compartir en familia o con amigos

Por todo ello, si superamos el miedo que podemos tener a decir «no», veremos la cantidad de cosas que pueden suceder a favor del niño.

Es necesario, sin embargo, estar convencidos de lo que hacemos, ser coherentes en nuestras acciones, y crear las condiciones para que puedan desarrollar nuevas competencias.

Necesitarán tiempo, materiales y acompañamiento para poder derivar las necesidades que estaban detrás del deseo de compra y poderlas cubrir con medios más imaginativos.

Algunas ideas de actividades DIY anticonsumo que pueden realizar los niños cuando decimos «no» a la compra.

 

  •  Realización de objetos de papelería como libretas, libros para colorear, o stickers con trozos de papel reciclado o de etiquetas autoadhesivas blancas
  • Construcción de ropa y complementos para los juguetes.
  • Complementos para la realización de disfraces con materiales como papel, cartón o tela.

  • Objetos de embellecimiento personal como collares o pendientes
  • Uso de materiales no estructurados como elementos de juego (como la caja con tapas)

  • Imitación de objetos realizados por el adulto (como el abanico)

  • Construcción de juguetes a mano (pelota)

 

¿Y vosotros, trabajáis el tema del consumo consciente con los niños? ¿Os parece difícil hacerlo en vuestro entorno social?

¡Muchos ánimos! Como véis, el «no» puede ser la puerta e acceso que conduce hacia nuevos modos de desarrollar la creatividad de las personas en sintonía con las necesidades del planeta. 

Lo mejor que podemos ofrecer a los niños son experiencias de creación de alternativas a la realidad sencillas y sostenibles, para que cuando sean mayores puedan enfrentarse a retos mucho mayores.

 Links relacionados

 

 

Servicios asociados

 

Talleres para grupos y consultas particulares para padres y maestros sobre juego infantil, organización de espacios, uso de materiales y actividades que cultiven la creatividad y a la vez sean respetuosas con el medioambiente.

Para conocer más servicios en relación con la creatividad y el crecimiento personal, podéis escribir a:maria@mariafolch.com

Maria Folch

 

Artista, educadora artística y asesora educativa formada en Attachment Parenting y pedagogía Waldorf. Terapeuta de Flores de Bach y Reiki. Ha vivido dos años y  medio en NY y actualmente vive en Reggio Emilia, Italia, y combina su trabajo en la ciudad con talleres en Barcelona y otras ciudades del territorio español. Divulgadora a través de este blog de nuevos modos de unir ecología, crecimiento personal y creatividad.

 

 

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!