Dibujar la naturaleza durante la infancia

Dibujar la naturaleza durante la infancia

Que los niños aman la naturaleza es algo de lo que me he ido dando cuenta progresivamente. Basta observar cómo interaccionan con ella y el vivo interés que despiertan en ellos los juegos con todos los elementos.

En Brooklyn hay un montón de oportunidades para vivir la naturaleza durante las cuatro estaciones, incluso estando en entornos urbanos. Uno de los lugares de los que me encanta y del que ya os he hablado en este artículo )
es el Centro de Educación ambiental Audubon Center, que está justo dentro del Prospect Park de Brooklyn, Nueva York. 

El nombre del centro tiene su origen en el personaje de John James Audubon (1785 – 1851), pintor, ornitólogo y naturalista francés, el cual adquirió la nacionalidad estadounidense en 1812. Hoy podemos consultar un montón de información gratuita a través de la web de la organización que lleva su nombre, la Audubon National Society, que desde 1905 se dedica a proteger los pájaros y sus hábitats. Y es que John James Audubon fue considerado el primer ornitólogo americano.

A pesar de que hoy en día existan las cámaras y podamos estudiar la naturaleza a través de material fotográfico y videos, es estupendo no perder la ocasión que nos ofrece el aprendizaje a través de los preciosos dibujos que los pintores naturalistas como Audubon nos han dejado. Os incluyo alguno en este artículo.

A los niños también les encanta dibujar lo que ven en la naturaleza, ya sea en el mismo momento en el que lo están observando, o bien rememorándolo en un momento posterior. En la naturaleza los niños descubren infinidad de formas, colores, y los secretos que se esconden tras ella. Ellos están mucho más cerca de la esencia de la naturaleza que los adultos. Si a ello sumamos el hecho de que están mucho más familiarizados con los materiales artísticos, seremos testigos de lo que pueden hacer con un simple lápiz, o lápices de colores y ceras. Los niños son capaces de inspirarse en la naturaleza y transmitir la alegría de su descubrimiento con unos pocos trazos y colores.

¿Cómo acercar la naturaleza a los niños?
Aunque lo ideal es hacer excursiones a la naturaleza siempre que sea posible, en el caso de vivir en la ciudad, también es posible visitar parques, jardines botánicos o huertos urbanos para ofrecer algunas horas de “verde” al día. Incluso si no es posible salir al exterior por algún motivo, es interesante proporcionar el contacto con elementos naturales, trayendo la naturaleza a casa.

Visitando el Audubon Center de Brooklyn he visto que allí se organizan distintas actividades, de observación directa en el entorno del Prospect Park, como el birdwatching, u observación y reconocimiento de pájaros. Esta actividad es estupenda porque se realiza respetando siempre la naturaleza en estado salvaje y no es invasiva. Con sólo unos prismáticos y algunas fotografías o dibujos de pájaros, y un poco de paciencia, el entusiasmo de los niños ante el descubrimiento es casi inevitable. Si la actividad se desarrolla con la compañía de alguien que es conocedor y apasionado del mundo de los pájaros, todavía tendremos más garantías de éxito.

En el Audubon Center también tienen a disposición para consultar libros científicos o de cuentos, fotografías, y otros materiales educativos o juegos.

Por lo que he ido observando, los niños más pequeños no tienen la intención de reproducir la realidad tal como es, ni tampoco tienen esa habilidad. Así que lo mejor que pueden hacer es observar la naturaleza, jugar con ella, descubrirla y experimentarla, sin esperar de ellos una reproducción de que ven en el exterior. Sobretodo entre 0 y 7 años, e incluso más, mezclarán frecuentemente realidad y ficción, y en sus dibujos la naturaleza aparecerá mezclada con personajes y situaciones y personajes fantásticos, porque viven en una dimensión distinta de la de los niños más mayores.

Los niños más mayores, es probable que en cambio comiencen por un lado a interesarse por cuestiones técnicas relacionadas con la pintura, y por otro, que se hagan preguntas más científicas acerca de aquello que están viendo. Puede ser que comienzen, progresivamente, a despertar el interés no sólo por recrear las formas de la naturaleza, sino también por documentarla. Así, las experiencias directas en la naturaleza cobrarán muchos más significados y utilidades a medida que irán creciendo, pues podrán ser enlazadas tanto con conocimientos científicos como con otras actividades de tipo artístico.

Es interesante que los niños desde muy pequeños puedan aprender a crear sus propias imágenes internas a partir de cuentos en los que se describan lugares naturales y fantásticos con palabras y no con imágenes. Si estas imágenes han tenido la oportunidad de mezclarse con experiencias directas, serán de una riqueza infinita, pues serán imágenes llenas de vida y emoción.

Otra posibilidad para acercarse a elementos naturales es visitar un museo como el de las Ciencias Naturales de Nueva York,una gran oportunidad para puedan disfrutar de todo tipo de materiales para manipular y aprender, incluso para los más pequeños, como podéis ver en este artículo.

A medida que los niños van creciendo es interesante también conectar los conocimientos y experiencias de la naturaleza con las profesiones trabajan directamente con ella, como las de los agricultores, o los artesanos que realizan objetos con materiales naturales como la madera, el mimbre, la arcilla o la lana.

Por último, el conocimiento de biografías de personas relacionadas con trabajos medioambientales
cobrarán además sentido cuando, especialmente los niños más mayores, busquen referencias externas en las que inspirarse y comprender de qué modo el hombre puede encontrar un trabajo vocacional y a la vez útil para el mundo.

El poder del ejemplo es increíblemente importante cuando se trata de la educación de los niños. Interesarse con ellos por la naturaleza, y ofrecerles modos de vivirla y experimentarla, les abrirá mil y una posibilidades de conocerla y de conocerse también a sí mismos. Podemos dibujar con ellos u ofrecerles los materiales necesarios para ello, y tratar de responder a su curiosidad, ampliando antes y después de las experiencias en el medio natural con nuevos conocimientos y materiales que mantengan vivo su interés por aprender y su conexión con lo vivo.

Necesitamos nuevas generaciones que protejan de modo nuestro planeta. Si han tenido la oportunidad de vivir sus misterios y belleza, será más probable que lo hagan, por ellos y por los que vendrán detrás. ¿Les ayudamos un poco?

 

Links relacionados

National Audubon Society

Arte y naturaleza

Contactar Maria Folch para los siguientes servicios:

Clases para niños de primaria y secundaria sobre la naturaleza

Cursos para maestros para unir recursos artísticos y medioambientales en el estudio de la naturaleza en los diferentes cursos de primaria y secundaria.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares

¡Gracias por pasar por Ebeca! Deja tus datos si no te quieres perder ningún artículo. Estarás al día de todos los nuevos posts, cursos presenciales, ofertas especiales y otras noticias de tu interés. Prometo enviar pocas comunicaciones y no enviar spam.

* requerido
Consentimiento

You have Successfully Subscribed!